.

PALMA DE MALLORCA, 12 (EUROPA PRESS)

El 63 por ciento de los anticonceptivos orales que se venden en Baleares incluye drospirenona, un tipo de hormona que presenta ventajas respecto a otros preparados, ya que reduce los efectos secundarios que presentan este tipo de sistemas de prevención, como la aparición de acné y vello, así como el aumento de peso, según aseguró hoy en Palma la doctora Myriam Ribes, del servicio de Ginecología del Hospital Verge del Toro de Menorca.

En una conferencia en la sede del Colegio Oficial de Enfermería de Baleares, Ribes explicó que este componente se comercializa en España desde hace dos años bajo el nombre de «Yasmin» y destacó que, en este tiempo, «ha tenido en las islas una excelente aceptación». «La llegada de este producto al mercado abre un camino nuevo en la anticoncepción, ya que es una alternativa muy eficaz para mujeres que presentan este tipo de problemas», dijo Ribes, quien ha trabajado en los hospitales Sant Jaume de Olot (Girona) y Diatros (Barcelona).

La especialista defendió la efectividad del tratamiento hormonal como método anticonceptivo, al entender que es el sistema «más reversible y eficaz para la planificación familiar». A este respecto, argumentó que el hecho de que el tratamiento sea hormonal «no significa que sea nocivo, puesto que las hormonas forman parte de nuestra vida y son las mensajeras del organismo».

Asimismo, Ribes indicó que la anticoncepción, que dependía hasta ahora del ámbito de Ginecología, «ha pasado a formar parte también de otras áreas de Atención Primaria», una circunstancia que, afirmó, contribuirá a que la enfermería especializada tome «una parte mucho más activa en la asistencia a la mujer fuera del embarazo, en la anticoncepción y en la prevención del cáncer ginecológico».