.

El Consejo de Ministros aborda un informe que avala una subida de hasta el 20 por ciento del precio del tabaco para bajar su consumo

MADRID, 12 (EUROPA PRESS)

La ministra de Sanidad y Consumo, Elena Salgado, presentó hoy al Consejo de Ministros un anteproyecto de ley que prohibirá fumar en centros o lugares de trabajo, así como en establecimientos de hostelería y restauración cerrados, con superficie superior a 100 metros cuadrados, a no ser que se habiliten zonas para fumadores, según consta en el texto al que tuvo acceso Europa Press.

El anteproyecto tiene por objeto establecer limitaciones a la venta y suministro del tabaco, a su consumo y a la publicidad, promoción y patrocinio de los mismos, atendiendo a los efectos nocivos para la salud y la mortalidad que ocasiona: 50.000 personas mueren al año por su causa.

Así, la norma prohibirá vender e incluso «entregar» tabaco a personas menores de dieciocho años. Asimismo, establece un listado de lugares en los que se impone la «prohibición total de fumar»·: centros de trabajo públicos y privados en espacios cerrados, centros sanitarios, docentes y de atención social, instalaciones deportivas cubiertas, servicios de atención al público, centros culturales, áreas donde se manipulen o vendan alimentos, medios de transporte colectivo y estaciones.

Asimismo, establece una serie de lugares donde se prohíbe fumar, aunque se concede la posibilidad de habilitar zonas para fumadores: centros o lugares de trabajo, de atención social, comercios, establecimientos de hostelería con superficie superior a 100 metros cuadrados, teatros, cines y otros espectáculos públicos en espacios cerrados y aeropuertos.

Estas zonas habilitadas para fumadores deberán cumplir una serie de requisitos, tales como una señalización adecuada, separación física del resto de las dependencias y dotación de sistemas de ventilación independientes.

El anteproyecto también incorpora al ordenamiento jurídico español una directiva europea aprobada en mayo de 2003 por la que se extiende la prohibición de la publicidad de este producto a la radio, prensa, vallas y cines. Además, se prohibirá la distribución gratuita o promocional de los productos del tabaco

SUBIDA DE LOS PADRES

Por otra parte, el Consejo de Ministros abordó hoy un informe sobre el impacto que supondría la subida de los precios del tabaco. Este estudio asegura, citando datos del Banco Mundial, que esta medida tiene «una mejor relación coste-efectividad para reducir el consumo».

En este sentido, el Ejecutivo estima que un aumento del precio de venta al público de un 20 por ciento supondría una reducción del consumo del 8,6 por ciento, o lo que es lo mismo, dejaría de fumar alrededor de 1.169.600 ciudadanos.

A partir de ahí, el Gobierno advierte de que el precio de la marca de cigarrillos más vendida en España es el más barato de la UE, ajustado al poder adquisitivo de los Quince, concretamente 3,3 euros (sólo superado por Italia, donde vale 3,05 euros). Por contra el precio se sitúa en los 8,60 euros en Irlanda; 6,94 en Francia y 6,94 euros.

Además, el Gobierno tiene información de que la Asociación de Productores de Tabaco tiene previsto lanzar una cajetilla de rubio a un precio de 1,15 euros.