.

MADRID, 12 (EUROPA PRESS)

La doctora adjunta de urgencias del Hospital Clínico San Carlos, Carmen Calvo, aseguró hoy que la llegada del frío influye sobre las vías respiratorias, y aunque científicamente no está demostrada esta relación, en la práctica, el número de pacientes que acuden a urgencias con afecciones de esta naturaleza aumentan a medida que descienden las termómetros.

Los primeros síntomas son la tos seca, irritativa, que transcurridas entre 12 y 16 horas se convierte en tos productiva de secreciones, y pueden aparecer la fiebre, los dolores musculares, escalofríos o el dolor en el pecho con expectoración profunda.

Para superarlo, la doctora Calvo recomendó en declaraciones a Europa Press Televisión «beber mucho líquido para que las secreciones sean más fluídas y tomar antitérmicos en el caso de que aparezca fiebre», pero aclaró que este tipo de catarros, en una persona joven y sana, se superan sin dificultad. «Otra cosa es que se trate de un anciano o de una persona con problemas respiratorios o cardíacos», para quienes recomendó la vacunación.

Por ello, destacó la importancia de que las personas que arrastran alguna patología pulmonar de base, o del sistema inmunológico, los ancianos o los niños, se vacunen antes de la llegada del frío para evitar complicaciones. Así, calificó hoy de «básica» la vacunación antigripal entre la población de riesgo para evitar complicaciones respiratorias aparejadas a la bajada de las temperaturas.

De hecho, en las urgencias, son este tipo de pacientes los más frecuentes según explicó. «Los que arrastran bronquitis agudas o traqueobronquitis, que pueden convertirse en neumonías, o los fumadores, que tienen un mayor factor de riesgo porque tienen una menor resistencia en sus mucosas respiratorias» son las personas más afectadas.