.

Inclán avanza que a partir de 2005 se reforzará el control en el suministro de fármacos

VITORIA, 12 (EUROPA PRESS)

El consejero de Sanidad, Gabriel Inclán, ha confirmado que el próximo año se pondrá en marcha el programa de trasplante renal de donante vivo en el hospital de Cruces (Vizcaya) y anunció también que a partir de 2005 se reforzará el control en el suministro de fármacos, de tal manera que los pacientes deberán portar su propia Tarjeta Individual Sanitaria (TIS) a la hora de comprar sus medicamentos.

Inclán avanzó estas actuaciones de cara al próximo ejercicio en su comparencia ayer tarde ante la Comisión de Economía, Hacienda y Presupuestos del Parlamento vasco, donde intervino esta tarde para explicar las Cuentas de su Departamento que ascienden a 2.294 millones de euros, de los que 1.614 se destinan a financiar los gastos del Servicio vasco de Salud, Osakidetza, y 724,2 millones se reservan para los programas del propio Departamento, entre los que destaca el de Salud Pública.

El consejero hizo especial hincapié en las actuaciones previstas para el próximo año y, en este sentido, confirmó a partir de 2005 el hospital de Cruces comenzará a realizar transplantes a enfermos renales con órganos de donantes vivos.

«No podemos perder ninguna oportunidad, una vez aprendida la técnica, de incorporar nuevas fórmulas de introducir órganos que puedan mejorar la vida de los enfermos crónicos, al menos, hasta que podamos disponer de órganos que sean capaces de hacerse mediante ingeniería genética», defendió, al tiempo que admitió que la formación para este tipo de transplantes es «complicada» porque precisa «mucha habilidad».

Asimismo, otra de las grandes medidas del Departamento de Sanidad será reforzar el control del suministro de fármacos. En este sentido, señaló que lo que se pretende es que «quien recibe el fármaco sea quien dice que es en la TIS». «Ahora ni te piden la TIS para comprar un medicamento», lamentó Inclán, al tiempo que insistió en que «es fundamental el concepto de que la TIS es un documento individual que garantiza al que la tiene una prestación y no vale decir que todo el mundo la tiene».

Además, Inclán avanzó que su Departamento está trabajando en dos nuevos Decretos dirigidos a la Evaluación de Tecnologías Sanitarias y a la garantía sobre las listas de espera. En este último caso, precisó que una de las medidas es «colgar» en internet las listas de espera para que los pacientes puedan consultarlas y concluyó que el objetivo del futuro Decreto que entrará en vigor en 2005 es la «garantía y la transparencia» de cara a los pacientes.

CUENTAS DEL DEPARTAMENTO

De cara al próximo año, avanzó, además, que se ha reservado una partida para poner en marcha un sistema novedoso de receta electrónica. Dicho sistema se aplicará de forma experimental en los centros sanitarios de los municipios vizcaínos de Markina y Basauri, y consiste en remitir a la farmacia vía correo electrónico las recetas para evitar problemas de lectura y agilizar la tramitación de recetas. En concreto, se dedicará a los gastos de Farmacia 488,8 millones de euros.

Por otra parte, Inclán precisó que Osakidetza gestionará 1.614 millones para la financiación de gastos, un 7,1 por ciento más con respecto al Proyecto de Presupuestos del pasado año, y 64,5 millones dedicados a la inversión, esto es, un 2,4 por ciento más de lo previsto en 2004.

En el capítulo de gastos, Osakidetza prevé invertir 1.135 millones de euros en los hospitales agudos, 271 millones en las siete comarcas sanitarias de atención primaria, 77 millones en los hospitales psiquiátricos y salud mental extrahospitalaria, 34 millones en hospitales de media y larga estancia, y 96 millones en la Dirección General y organizaciones de ámbito territoria (Centro Vasco de Transfusiones, Osatek, Emergencias).

En cuanto a las inversiones, el consejero destacó que se destinarán más de 64 millones al desarrollo de las unidades de hospitalización de día, a la remodelación de plantas de hospitalización, a la ampliación y remodelación de los servicios de urgencias, a la reforma de los servicios médicos especializados y bloques quirúrgicos y a la construcción de nuevos centros de salud, además de a la supresión de barreras arquitectónicas, entre otros proyectos.

Por último, Inclán se refirió al Plan de Euskaldunización en Osakidetza, cuyo presupuesto para 2005 asciende a 7,5 millones de euros. Una cifra que consideró «insuficiente», al tiempo que destacó la dificultad de conseguir personal para sustituir a los médicos en proceso de euskaldunización. Así, precisó que se ha dado prioridad a los profesionales de Pediatría, enfermeras y personal de atención al paciente.