.

MADRID, 18 (EUROPA PRESS)

El 59% de los consumidores elige el establecimiento comercial más cercano a su domicilio habitual para realizar sus compras de alimentos, mientras que el horario es el factor determinante en sólo el 3% de los casos, según revela un estudio presentado hoy por la ministra de Agricultura, Pesca y Alimentación, Elena Espinosa.

El primer informe del Observatorio del Consumo, basado en un total de 8.000 encuestas telefónicas y 2.500 realizadas en lugares de compra, refleja que la proximidad encabeza el ranking de razones que determina la elección de un comercio, seguida por la calidad de los productos (57%), los buenos precios (40%) y, de lejos, la variedad de productos (25%).

En el polo opuesto, el horario se revela como la razón menos influyente a la hora de elegir un lugar de compra (3%), junto a la existencia de parking (4%), mientras que la rapidez en la compra (5%) y la variedad de las marcas (13%) resultan menos determinantes que las buenas ofertas (21%) y la atención al cliente (24%).

«La proximidad es la que más puntúa como factor frente al horario», subrayó la titular de Agricultura, tras subrayar que el objetivo prioritario de este estudio con vocación de continuidad mensual es avanzar en la «transparencia total y absoluta de los mercados», así como en el conocimiento de los hábitos de compra de los consumidores.

Según el estudio, «en casi todos los tipos de establecimiento prima la proximidad para su elección y sólo en las tiendas de descuento, mercados de abastos y delicatessen la superan como motivos los buenos precios y la calidad».

CUANDO COMPRAMOS.

El informe pone de manifiesto que la cuarta parte de la población realiza sus compras de productos alimentarios entre el viernes por la tarde y los fines de semana, frente al 34% que lo hace entre los lunes y viernes al mediodía, y al 39% que hace la compra indistintamente los días laborables y los fines de semana.

Con independencia del momento elegido, el consumidor dedica una media de 3,3 horas a la semana en comprar productos de alimentación, con lo que el tiempo medio diario es de 32 minutos, aunque en los hipermercados se dedica mucho más tiempo (una hora) que en los supermercados (24 minutos), en las tiendas tradicionales (14 minutos) y en las de conveniencia (6 minutos).

Si se centra el análisis sobre el precio como factor de elección, el estudio refleja que casi la mitad de los consumidores (49%) se decanta por los descuentos sobre el producto que compra, por delante del regalo de productos tras una compra (2×1 ó 3×2).

El informe revela además que los consumidores tienen una visión distorsionada sobre el precio de frutas y verduras, ya que las tres cuartas partes (76%) opinan que son los productos que más han subido de precio en los últimos tres meses, «cuando las frutas han bajado un 17% y las hortalizas un 20%», aclaró Espinosa.

FIDELIDAD A ENSEÑAS Y MARCAS.

Otra de su conclusiones es que «el 60% de los consumidores prefiere ser fiel a su establecimiento de compra habitual, que suele estar situado cerca del domicilio particular», y que el 30% hace la compra en los establecimientos de la misma cadena, frente a un escaso 6% que cambia de enseña de compra con frecuencia.

Sobre la fidelidad a las marcas, el 80% de los consumidores elige las mismas en ultramarinos y bebidas, frente al 14% que prefiere las más baratas dentro de unas determinadas, y al 4,2% que compra siempre al mejor precio con independencia de que la marca sea conocida. De este total, el 72% adquiere marca «blanca» o de distribuidor.

PAN, FRUTAS Y VERDURAS.

Los alimentos que más se consumen diariamente son el pan y sus derivados, así como las frutas y verduras y los productos lácteos, mientras que los productos cárnicos, de la pesca y charcutería se consumen alrededor de diez días al mes.

Según Espinosa, estos datos ponen de manifiesto la creciente tendencia de «algunas bandas de edad» a mejorar su alimentación, pero no contradicen la proliferación de hábitos de consumo «menos saludables» en franjas de edad como jóvenes y niños.

Asimismo, la ministra de Agricultura valoró que más del 70% de la población tiene un «alto grado de confianza» en la calidad y seguridad alimentaria de los productos que consume.