.

PALMA DE MALLORCA, 19 (EUROPA PRESS)

La psicóloga especialista en trastornos alimenticios, Regina Fernández, que impartió hoy en Palma dos sesiones sobre la anorexia organizadas por la Asociación Juvenil Massanella, subrayó que una forma de prevenir los trastornos provocados por malos hábitos de alimentación es fomentar el sentido crítico de los adolescentes ante los elementos manipuladores de la publicidad y fomentar la autoestima de los jóvenes.

Fernández explicó que estas sesiones forman parte de un programa de prevención de la anorexia y la bulimia denominado «talcomoeres», que se basa en explicar a los jóvenes de Primaria y Secundaria y a los padres con hijos en edades adolescentes, pautas y conductas para evitar que se produzcan trastornos como la anorexia. Según los datos que dio a conocer, se trata de un problema de salud que afecta más a las chicas, ya que los trastornos alimenticios los padece un chico por cada diez féminas. Sin embargo, recordó que existe cada vez una mayor preocupación entre los jóvenes.

La psicóloga señaló que «talcomoeres» es el único programa dirigido a adolescentes en el que no se explica ni se habla en ningún momento en qué consisten estas enfermedades debido, dijo, a que puede producirse el efecto contrario en los jóvenes.

Por ello, en la sesión dirigida a los adolescentes de los centros educativos y denominada «sé tu mismo.com», resalta la relevancia de una correcta alimentación, fomentar entre ellos una autoestima equilibrada y advertirles ante la cultura de la extrema delgadez. «Los jóvenes tienen fácil acceso a qué son las enfermedades, por tanto, les ofrecemos una información diferente que es enseñarles a ser críticos ante determinadas modas», comentó.

Por otra parte, este programa pretende también dirigirse a los padres de los jóvenes. Por ello, en la segunda sesión denominada «aprende de ellos.com», Fernández explicó a los progenitores en qué consiste la bulímia y la anorexia y cuáles son los factores de riesgo y desencadenantes de estas enfermedades entre los jóvenes.

Entre los factores de riesgo, Fernández explicó que la anorexia puede aparecer en personas perfeccionistas que valoran el resultado más que el esfuerzo, que pretenden llegar a ideales máximos y que atribuyen su éxito social a la belleza física, mientras que la bulímia la pueden padecer personas caóticas o con problemas familiares. En ambos casos, se debe producir un factor desencadenante o un cambio drástico para que los jóvenes desarrollen alguno de estos trastornos.

Fernández aconsejó a los padres y madres estar vigilantes cuando el joven deja de tomar alimentos que antes comía, y demuestra constantemente una excesiva preocupación por su figura, come menos cantidad, y empieza a adelgazar. Asimismo, en esta sesión se dio a conocer a los padres cuáles son las primeras preocupaciones de los adolescentes en relación con el peso, la figura y la alimentación.