.

LA CORUÑA, 19 (EUROPA PRESS)

Un estudio europeo sostiene que tener una infección genital o urinaria durante el embarazo aumenta el riesgo de que el recién nacido sufra daños neurológicos como una parálisis cerebral, según advirtió hoy en La Coruña María Graça de Campos Andrada, presidenta de la Asociación Portuguesa de Parálisis Cerebral.

La experta, que participa en unas jornadas sobre rehabilitación infantil organizadas por el hospital Juan Canalejo de La Coruña, también alertó del elevado número de nacimientos prematuros, considerado otro factor de riesgo de que el niño sufra deficiencias neurológicas, sensoriales, cognitivas o de comunicación.

En este sentido, la doctora explicó que la incidencia de casos de bebés prematuros «se multiplica por seis» en los embarazos gemelares y precisó que los partos antes de tiempo, lejos de disminuir, «tienden a aumentar», siendo más frecuentes entre las personas de mayor poder adquisitivo «debido a las inseminaciones artificiales».

En rueda de prensa, la especialista hizo hincapié en la prevención para evitar alteraciones neurológicas infantiles y pidió una «mayor educación» en las futuras madres. De este modo, lamentó que la mayoría no siga una serie de cuidados preventivos cuando decide tener un hijo, como tomar ácido fólico tres meses antes del embarazo para evitar casos de espina bífida.

Respecto a la edad, la doctora afirmó que el riesgo de daños neurológicos para el feto aumenta cuando las madres superan los 35 años. «En estos casos, el embarazo debe seguirse con más cuidado», puntualizó, pese a que recordó que las nuevas tecnologías permiten que cada vez se puedan tener hijos más tarde y sin problemas.

BEBÉS PREMATUROS

Por su parte, Javier Cairo Antelo, Jefe de la Unidad de Atención Temprana y Rehabilitación Infantil del hospital Juan Canalejo, departamento que cumple ahora 25 años, recordó que la incidencia de parálisis cerebral en niños prematuros de muy bajo peso es un 25 por ciento más alta que entre los bebés que nacen a los nueve meses.

«Entre el siete y el ocho por ciento de los niños que nacen en Galicia son prematuros», dijo el experto, quien apuntó que en la comunidad gallega hay anualmente entre 700 y 800 recién nacidos que están en situación de sufrir daños neuropsicosociales.

Según los últimos datos facilitados por el Canalejo, se estima que anualmente en Galicia unos 1.500 niños de entre cero y seis años necesitan seguir un programa de Atención Temprana. En este sentido, el médico hizo un llamamiento a la administración para que dote de más medios a las siete unidades que hay en Galicia.

En cualquier caso, el especialista aseguró que la unidad del área de La Coruña está muy por encima del resto, por lo que insistió en mejorar los recursos de los otros departamentos del Sergas «para que todos los niños tengan las mismas oportunidades».

Por otro lado, la Unidad de Atención Temprana y Rehabilitación Infantil del Canalejo realizó en sus 25 años de funcionamiento un total de 72.500 valoraciones, con una asistencia media diaria en las distintas áreas de tratamiento de 85 niños.