.

HUELVA, 23 (EUROPA PRESS)

El dolor oncológico está presente «en cerca de un 40 por ciento de pacientes con cáncer», mientras que «un 25 por ciento del total de estos enfermeros mueren con dolor», según apuntó hoy el especialista en Oncología Radioterápica del Hospital Juan Ramón Jiménez (Huelva), David Muñoz Carmona, en el marco de las jornadas «Día sin Dolor» que organiza hoy el citado hospital y que está dirigida a los médicos de Atención Primaria.

En declaraciones a Europa Press, Muñoz Carmona se refirió así a unas dolencias que, en el caso de pacientes que presentan un tumor avanzado, «están presentes en el 75 por ciento de los casos». Además, se estima que, en España, se detectan 200.000 nuevos tumores cancerígenos anualmente.

Por ello, dicho experto abogó por «incentivar» el enfoque y la atención multidisciplinar entre las unidades de Oncología Radioterápica, del Dolor y de Atención Domiciliaria, «junto con los profesionales de Atención Primaria».

En este sentido, apuntó que estas jornadas analizarán el uso de analgésicos opioides y no opioides el tratamiento del dolor, el abordaje en las unidades de Oncología Radioterápica, el papel de las unidades de atención domiciliaria y el tratamiento del dolor en las unidades del dolor.

En cuanto a la labor de las unidades de Oncología Radioterápica, destacó que en el seno de las mismas «se puede alcanzar un control del dolor de un 70 a un 90 por ciento de casos». En concreto, explicó que la labor de este dispositivo «accesible» es «evaluar el mejor tratamiento para el enfermo –cirugía, radioterapia o quimioterapia–, en función del tumor que presente y de las características de cada paciente».

De igual forma, se refirió a las unidades de atención domiciliaria de la AECC «en las que se abordan los síntomas del paciente y su bienestar general, una vez que el enfermo ya ha sido evaluado por otros dispositivos asistenciales como por ejemplo las unidades Cuidados Paliativos».

Respecto al uso de analgésicos opiodes, entre los que destacó la morfina o el fentanilo, Muñoz Carmona explicó que uno de los objetivos de estas jornadas «es que el médico de Primaria sepa cuándo, dónde y por qué tiene que recetar estos compuestos», ya que, según explicó, «es una barbaridad que un paciente oncológicos tenga que esperar durante un fin de semana cuatro o cinco horas en urgencias para que le receten, por ejemplo, más morfina».

En la misma línea, señaló que otro de los objetivos de estas jornadas es que el médico de Primaria «tenga los conocimientos suficientes para poder determinar si nuestro paciente con cáncer necesita de un nivel u otro de atención o, en su defecto, facilitarle la tarea de derivación a unidades especializadas».