.

Esta patología, cuya incidencia es tres veces mayor en mujeres que en hombres, deriva en malformaciones articulares en el 90% de casos

SEVILLA, 24 (EUROPA PRESS)

El 60 por ciento de los pacientes que presentan artritis reumatoide, una patología crónica, altamente invalidante y que en Andalucía afecta a una de cada 200 personas, abandona su puesto de trabajo transcurridos diez años de contraer esta enfermedad, según subrayó hoy el jefe del Servicio de Reumatología del Hospital Virgen Macarena de Sevilla, Federico Navarro, durante la presentación de un estudio sociológico nacional sobre esta dolencia.

En rueda de prensa en Sevilla, Navarro, quien apuntó que la incidencia de esta patología «es tres veces mayor en mujeres que en hombres», destacó, igualmente, que en un 90 por ciento de casos el paciente «acaba con deformaciones articulares, principalmente en manos y pies», unas limitaciones, denunció, «que hacen que los pacientes que la sufren ganen un 30 por ciento menos que el resto de trabajadores».

Asimismo, dicho experto, quien añadió que en muchos casos «provoca la incapacidad laboral absoluta», señaló que la artritis reumatoide es una enfermedad sistémica, es decir, «que no se queda sólo en una afectación extrarticular, sino que además puede afectar a los pulmones, la pleura o el pericardio».

En cuanto a sus síntomas y manifestaciones más frecuentes, Navarro explicó que esta dolencia provoca en la mayoría de casos «rigidez y deformaciones articulares, cansancio y limitaciones en la vida cotidiana, ya que le provoca al paciente muchas dificultades a la hora de desarrollar tareas tan sencillas como comer, beber, bañarse o caminar».

Por ello, este experto abogó por una mejora y un mayor acceso a los tratamientos actuales que posibiliten, argumentó, «un diagnóstico precoz de la patología y un acceso a los fármacos más idóneos», ya que, según criticó, «los tratamientos actuales distan mucho de ser los más adecuados».

«Si tratamos de forma precoz y potente esta enfermedad podremos cambiar el curso de la patología», añadió Navarro, quien inclusive aseguró que «podríamos hasta detener y revertir la progresión de la enfermedad».

En cuanto a las terapéuticas más fiables en la actualidad, Navarro, quien puntualizó que «el futuro de los tratamientos acaba de empezar y aún tenemos por delante cinco años apasionantes», destacó que «entre un 60 y un 70 por ciento de los pacientes que son tratados por reumatólogos utilizan fármacos muy idóneos como el metostrato». Por contra, indicó que el uso de este fármaco «disminuye en pacientes tratados en Atención Primaria hasta sólo un 10 por ciento».

TERAPIAS BIOLÓGICAS

De igual forma, se refirió al uso de terapias biológicas para aquellos pacientes en los que la farmacopea actual, «fundamentalmente el uso del metostrato, no ha dado resultados». En este puntó, matizó que dichas terapias «requieren de un seguimiento pormenorizado, puesto que también pueden generar efectos secundarios adversos».

Aún así, recordó que la Sociedad Española de Reumatología (SER) «ya ha elaborado un documento para normalizar cuando es aconsejable y cuando no utilizar este tipo de terapias biológicas».

Respecto a las conclusiones que se extraen del estudio sociológico nacional realizado entre médicos de Primaria, Especializada y pacientes con artritis reumatoide, destacó que dicho documento «ha identificado algo que ya se intuía como es la desatención de estos pacientes, así como la necesidad de una mayor inversión y un mejor acceso a los dispositivos de rehabilitación y apoyo psicológico».

MÁS REUMATOLOGOS

En la misma línea, el presidente de la Liga Reumatológica Andaluza (LIRA), José Manuel Delgado, sostuvo que este estudio sociológico «pone de manifiesto las carencias y necesidades que nuestro colectivo vienen demandando», que resumió en la necesidad de «incentivar el diagnóstico precoz, un incremento del número de reumatólogos y de médicos de Primaria, un mayor acceso a la atención de calidad y continuada y un mayor acceso a las terapias biológicas».

En cuanto a la «necesidad» de aumentar la plantilla de reumatólogos, en jefe del servicio de Reumatología del Hospital Virgen Macarena indicó que lo recomendable es una ratio de un reumatólogo por cada 30.000 ó 40.000 habitantes, si bien dijo que en Sevilla la ratio se sitúa en un especialista por cada 70.000 habitantes.

Respecto a la situación de otras provincias andaluzas, lamentó que en Jaén «sólo dispongan de tres reumatólogos para toda la provincia», al igual, dijo, «que ocurre en Huelva y Almería». En total, afirmó que en la comunidad autónomas «hay unos 130 reumatólogos», si bien puntualizó que «no todos trabajan en su especialidad, además de que de este grupo también hay que trabajan en la sanidad privada».