.

PAMPLONA, 26 (EUROPA PRESS)

«La cirugía mediante LASIK es eficaz y segura en pacientes con miopía e hipertensión ocular moderada», asegura el doctor Miguel Maldonado, especialista del departamento de Oftalmología de la Clínica Universitaria de Navarra, con motivo de la presentación de los resultados obtenidos en la CUN sobre cirugía refractiva en el Congreso de la Academia Americana de Oftalmología, celebrado en octubre de 2004 en Nueva Orleans (Estados Unidos).

Se trata de un estudio novedoso que valora la seguridad de esta técnica en pacientes con miopía y presión intraocular moderadamente elevada. «Además de ser la primera vez que se presenta un estudio de estas características, la importancia de este trabajo radica en su interés clínico. Las personas que tienen miopía son más propensas a tener también una presión intraocular elevada. En concreto, el hecho de tener miopía incrementa en un 60 por ciento la probabilidad de tener presión intraocular elevada asociada», dice.

El estudio piloto realizado en la Clínica Universitaria ha comparado los resultados de la cirugía LASIK en pacientes con miopía y con miopía e hipertensión ocular controlada y sin daño en el nervio óptico o glaucoma. «Los datos obtenidos confirman que la seguridad y la eficacia de esta intervención es exactamente igual a corto o medio plazo en ambos grupos de pacientes. Esto despeja una de las dudas presente en la actividad clínica diaria con relativa frecuencia: la posibilidad de poder indicar el tratamiento quirúrgico en personas con miopía y presión intraocular moderadamente elevada», apunta.

Hasta ahora cuando se planteaba el tratamiento en este tipo de pacientes se optaba por realizar la cirugía ignorando el diagnóstico de hipertensión intraocular ocular moderada o bien, evitar la intervención quirúrgica puesto que no se disponía de datos de su fiabilidad. Según explica el doctor Maldonado, «los resultados obtenidos en este trabajo abren las puertas a tratar con mayor seguridad a estos pacientes así como a controlar su presión intraocular antes de la intervención». «De hecho, son bastantes las personas que descubren que tienen presión intraocular elevada por primera vez cuando acuden a la consulta del oftalmólogo para conocer las posibilidades que tienen de operarse de miopía», expone.

GROSOR DE LA CÓRNEA

Tradicionalmente se ha considerado que el nivel de presión intraocular ocular depende en gran medida del grosor de la córnea. Por ello, una de las líneas de estudio de los especialistas de la Clínica Universitaria ha sido valorar si la presión intraocular que presentaban sus pacientes estaba aparente o auténticamente elevada. «Hay personas con la córnea excesivamente gruesa que muestran una presión intraocular más alta que la que realmente tienen (seudo-hipertensión ocular) y viceversa. Nuestro trabajo ha confirmado que la presión intraocular estaba auténticamente elevada aunque la cuantía de esta elevación fuera modesta», afirma.

La cirugía refractiva mediante láser LASIK se caracteriza por su comodidad, ya que se realiza de forma ambulatoria con anestesia en forma de gotas y en un corto periodo de tiempo. Está indicada para corregir tanto miopía como hipermetropía solas o asociadas a astigmatismo. La Clínica Universitaria cuenta con una práctica dilatada en el tratamiento de estos defectos.

Además posee una experiencia única, que supera los resultados obtenidos en USA, y de varios años ya con el LASIK personalizado o aberrométrico Zyoptix, un sistema más avanzado de láser que corrige de forma individualizada las aberraciones oculares en personas con miopía, hipermetropía o astigmatismo. Se trata de evitar imperfecciones que provocan una visión peor por la noche o en situaciones de baja luminosidad, con reflejos molestos alrededor de las luces, pérdida de contraste, deformación de los contornos y destellos alrededor de las luces.