.

La interacción de iones metálicos en moléculas con propiedades farmacológicas potencian sus efectos en virus más resistentes

PALMA DE MALLORCA, 26 (EUROPA PRESS)

El Grupo de Química Bioorgánica y Bioinorgánica de la UIB ha logrado aumentar los efectos antivíricos y anticancerígenos de determinados fármacos a través de la introducción de iones metálicos en moléculas que ya cuentan con propiedades farmacológicas, consiguiendo así vencer algunos efectos víricos más resistentes.

Según informó hoy la UIB, este Grupo de investigadores dependiente del Departamento de Química ensaya con moléculas orgánicas conocidas y prepara, a partir de la interacción con iones metálicos, nuevas estructuras no existentes en la naturaleza que potencian sus propiedades.

Es el caso de los estudios realizados con el fármaco aciclovir guanina, tratado contra el herpes que, en algunos casos, no logra detener este virus porque se han desarrollado algunos mecanismos de resistencia. Los científicos de la UIB han logrado perfeccionar el efecto antivírico de esta molécula incorporando diversos iones metálicos, en este caso, manipulando el aciclovir con zinc.

Los investigadores han ampliado su campo de estudio al cáncer, trabajando en el ensayo de la interacción de iones metálicos con el ADN celular. Es el caso del rutenio, que parece afectar a la molécula de ADB y a través del cual se podrían desarrollar fármacos que actuarían inhibiendo la división celular y evitando los procesos de metástasi.

No obstante, los investigadores señalan que la aplicación farmacológica de moléculas que contienen iones metálicos avanza muy lentamente, debido en parte al cierto rechazo del paciente a ser tratado con compuestos que incorporan metales. Cabe recordar que la mayoría de fármacos contienen únicamente moléculas orgánicas, estructuras en las cuales intervienen átomos de hidrógeno, carbono, oxígeno o nitrógeno, pero no iones metálicos.

A juicio de los profesores de este grupo de la UIB, el presunto peligro de toxicidad no se encuentra en el metal, sino en la dosis final de metal ingerida. Lo demuestra el caso de la adicción de cobre al ácido acetilsalicílico (aspirina), que elimina la tendencia de éste a desarrollar en el paciente procesos ulcerosos en el aparato digestivo.

CRECIMIENTO EN PLANTAS.

Por otro lado, una línea de investigación iniciada por este Grupo ha conseguido sintetizar compuestos que superan las citoquinias naturales en el papel de hormonas vegetales, con índices de crecimiento espectaculares en las plantas a las que han sido administradas.

Así, diversos compuestos sintetizados por el Grupo han sido ensayados en crisantemos, lúpulo o kiwi, y se han registrado tasas de crecimiento muy elevadas en comparación con las registradas a través del tratamiento con citoquininas naturales.