.

LONDRES, 1 (EUROPA PRESS)

El consumo de cannabis durante la adolescencia y temprana juventud «aumenta el riesgo de sufrir crisis psicóticas más tarde en la vida», afirma un estudio realizado por la Universidad de Maastricht (Holanda) y publicado en la página web del British Medical Journal (bmj.com), que también afirma que los riesgos «son mucho mayores en jóvenes genéticamente vulnerables a desarrollar psicosis».

El estudio presentado hoy en el londinense Science Media Centre se basó en 2.437 jóvenes de 14 a 24 años con los que se llevó a cabo un seguimiento durante cuatro años. Los investigadores creen que el cannabis perturba el equilibrio en el cerebro de la dopamina, que es clave en los cambios de humor.

Tomando en cuenta factores como el grupo ecónomico y social al que pertenecen los jóvenes, así como el uso de alcohol, tabaco u otras drogas, los investigadores concluyeron que el «uso moderado de cannabis aumenta el riesgo de desarrollar perturbaciones psicóticas». Sin embargo, «el efecto es más fuerte en aquellas personas que tienen una predisposición para la psicosis», revela la investigación.

Los científicos establecieron que las conclusiones del estudio no respaldan la teoría de que el vínculo entre cannabis y psicosis se produce porque las personas que tienen una predisposición para esa enfermedad tienen más probabilidades de consumir cannabis. Por el contrario, lo que dejó claro el estudio es que el uso del cannabis incrementa el riesgo de aumentar la psicosis, destacaron los investigadores.

Las conclusiones de la investigación señalan que el riesgo de desarrollar psicosis está en relación con la frecuencia con que es utilizada la droga. Otras investigaciones sobre drogas, incluyendo la cocaína, han sugerido también vínculos entre el consumo de drogas y las enfermedades mentales.

La experta Dinah Morley, de la organización Young Minds (Mentes jóvenes), señaló que las conclusiones «respaldan el consenso de que una predisposición a la psicosis combinada con el consumo de cannabis durante la juventud aumenta la posibilidad de desarrollar la enfermedad», explicó Morley, que hizo un llamamiento para que las conclusiones del estudio «formen parte del dominio público y, sobre todo, que sean conocida por educadores» en las escuelas.

En Reino Unido, el cannabis pasó en enero de ser una droga clasificada como B, a C, lo que quiere decir que las personas que son descubiertas con cannabis no son arrestadas.