.

SAN DIEGO (ESTADOS UNIDOS), 6 (EUROPA PRESS)

Las vacunas basadas en péptidos presentes en la superficie de las células tumorales que genera la leucemia podrían sumarse en los próximos años al arsenal terapéutico para tratar esta enfermedad. Así se puso de manifiesto en el Congreso de la Sociedad Americana de Hematología, en el que se presentaron estudios que apuntan a esta posibilidad, al generar una respuesta inmune contra las células cancerígenas y destruirlas.

Jeffrey Molldrem, del Centro MD Anderson de Tejas, se refirió concretamente a la PR1, una vacuna basada en un péptido derivado de la proteinasa 3. Un equipo de investigadores de este centro hizo un estudio con esta sustancia que evidenció que algunos pacientes tenían remisiones moleculares completas acompañadas de un importante avance en el tiempo libre de enfermedad.

En total se reclutaron 35 pacientes con leucemia mieloide aguda, leucemia mieloide crónica o síndrome mielodisplasico, y se les suministró el péptido PR1 y una sustancia para estimular la producción de células blancas en la medula ósea. Los pacientes fueron randomizados en tres ramas en las que se suministraron diferentes dosificaciones de PR1 cada tres semanas.

Se observaron respuestas -inmunológicas o clínicas- en el 60% de ellos, de los cuales el 33% tuvo una tasa de supervivencia superior a los cuatro años. Los mejores datos se obtuvieron en los pacientes que habían tenido una respuesta inmunológica. Este experto subrayó que estos son unos datos de partida y que dan pie a mayores investigaciones sobre el tema para ratificar la eficacia de esta sustancia.