.

MADRID, 13 (EUROPA PRESS)

Las Unidades especiales de Recuperación Post-Anestésica (URPA) permiten el seguimiento del estado de un paciente desde su ingreso en el hospital hasta que pasa el estado de gravedad extrema en casos de graves catástrofes como ocurrió en los atentados del 11-M. En la actualidad un 30 por ciento de los pacientes en estado crítico son atendidos en alguna de las más de un centenar de unidades de este tipo en España, que según los expertos, son un elemento «fundamental» en la cadena asistencial tanto en la clasificación de pacientes como en su posterior atención.

«Nuestra especialidad tuvo un valor especial porque supo atender en urgencias a los pacientes y clasificarlos adecuadamente», aseguró el jefe del departamento de Anestesia, Reanimación y Cuidados Intensivos del hospital Gregorio Marañón de Madrid, Juan Navia, al que pertenece una de las unidades de atención integral que trabajó aquel día, quien destacó que ante graves catástrofes, las unidades URPA son «excelentes» para la derivación y clasificación de los pacientes más graves, es decir, antes, durante y después de una intervención quirúrquica de urgencia, como ocurrió el 11-M con números pacientes en la capital madrileña.

En declaraciones a Europa Press Televisión, Navia explicó que inicialmente estas unidades se encuentran «vacías» cuando no hay intervenciones quirúrgicas, pero en la mañana del pasado 11 marzo, «afortunadamente se pudieron utilizar antes de que los pacientes entraran en el quirófano». De esta forma, permitieron «atender a los pacientes más graves con personal muy cualificado», subrayó.

Más de 250 médicos especialistas en anestesia y reanimación se reunieron durante este fin de semana en Madrid, en la II Reunión de Cuidados Críticos y Anestesia, con el fin de analizar su labor ante situaciones extremas con pacientes en estado muy crítico, para estudiar la labor de estas unidades en las horas posteriores a los atentados y poner en común su experiencia, un trabajo «fundamental» en la cadena asistencial tanto en la clasificación de pacientes como en su posterior atención.