.

VALENCIA, 13 (EUROPA PRESS)

La Red Europea de Banco de Tumores, conocida como TuBaFrost (European Human Frozen Tumor Tissue Bank), se reunirá hoy lunes en la Fundación Instituto Valenciano de Oncología dentro de los actos de la semana de homenaje al fundador del IVO, el profesor Antonio Llombart Rodríguez, según informaron hoy fuentes de este instituto.

En este sentido, el IVO juntamente con la Red Europea de Banco de Tumores, realizarán una conferencia en el salón de actos de esta institución sobre esta importante Red de Banco de Tumores y las perspectivas de futuro que estos bancos aportarán a la investigación europea.

Las conferencias correrán a cargo del coordinador del proyecto TuBaFrost e investigador del Erasmus Medical Center (EMC) de Rotterdam, DOCTOR Peter Riegman; y por el profesor Wolter Oosterhuis, jefe del Departamento de Patología del EMC y coordinador de patólogos de la EORTC (European Organization for Research and Treatment of Cancer).

El acto estará presidido por el presidente del IVO, profesor Antonio Llombart Bosch; y asistirán el director del instituto, el, Doctor Manuel Llombart Bosch y el investigador principal del proyecto TuBaFrost, el Doctor Winand Dinjens, también del EMC.

La Red Europea de Banco de Tumores es el resultado de una colaboración estrecha entre varias instituciones europeas, generalmente hospitales, que tiene la posibilidad de almacenar en unas determinadas condiciones el tejido sobrante procedente de pacientes que ha sido diagnosticados de cáncer.

Según explicaron las mismas fuentes, cuando se hace referencia al tejido sobrante, se quiere decir que en primer lugar lo imperativo es el diagnóstico adecuado de la enfermedad del paciente, y una vez conseguido este, lo que se pretende es aprovechar el tejido que «no hace falta» o que «sobra» para su uso en investigación.

De este modo, la Red aportará tejidos criopreservados (congelados) en condiciones estándares de gran calidad para el estudio en el campo de la biología molecular de los tumores y que «sin lugar a duda ayudarán a la identificación de nuevos marcadores tumorales sobre los que se podrán desarrollar terapias dirigidas», destacaron.

Además, estos tejidos van acompañados, siempre respetando la confidencialidad de los pacientes y bajo su consentimiento, de datos referentes al diagnóstico, tratamiento y evolución de los mismos.