.

BARCELONA, 13 (EUROPA PRESS)

Una de cada diez mujeres sufre hipertensión durante el embarazo, según manifestaron hoy expertos que participan en las XVII Jornadas Catalanas sobre Hipertensión que a partir de hoy se celebran en Barcelona. Habitualmente, esta alteración suele desaparecer al finalizar la gestación.

La hipertensión arterial es la complicación médica más frecuente durante el embarazo. «Un 10% de las afectadas suele sufrir una hinchazón generalizada en las piernas a causa de este trastorno», explicó a Europa Press el presidente del comité organizador del encuentro, Pedro Armario.

Según Armario, esta alteración también puede provocar «convulsiones» en las madres, aunque este tipo de complicaciones, que pueden llegar a provocar la muerte, «actualmente no se detectan en los centros sanitarios», reconoció.

Los especialistas desconocen las causas exactas que originan esta situación, que suele aparece en algunas mujeres a partir de la semana 20 de gestación. «Probablemente está vinculado a los cambios hormonales, porque tras el parto desaparece la hipertensión», añadió.

Los estudios realizados actualmente en España se centran en analizar si las embarazadas que han sufrido niveles de tensión más altos de lo normal tienen mayor riesgo de sufrir este trastorno con el paso de los años.

CRECE EL TRASTORNO EN MUJERES INMIGRANTES.

Debido a la llegada de la inmigración, en algunos centros sanitarios catalanes se ha detectado un aumento de las mujeres que durante el embarazo sufren hipertensión. Este es el caso del Hospital General de L»Hospitalet de Llobregat (Barcelona), donde trabaja Armario.

Este especialista, que dirige la Unidad de Hipertensión y Riesgo Vascular de este centro, aseguró que «ahora tenemos más mujeres embarazadas que presentan este trastorno» porque «el 30% de las que atendemos son inmigrantes».

La principal causa de esta situación es que la mayoría de mujeres inmigrantes «tienen un control ginecológico deficiente durante el embarazo», ya que «no acuden al especialista de forma periódica», puntualizó.

Armario defendió la necesidad de «diagnosticar precozmente este trastorno» para «poder tratarlo cuanto antes a través de una dieta baja en sal y de la administración de fármacos contra la hipertensión» diseñados especialmente para embarazadas.

El impacto de la hipertensión en los ancianos, así como el vínculo entre este trastorno y la apnea del sueño será otro de los temas que se debatirán en las XVII Jornadas Catalanas sobre Hipertensión Arterial, que finalizarán el próximo miércoles.