.

MADRID, 16 (EUROPA PRESS)

La Asociación Empresarial del Tabaco (AET) criticó hoy el anteproyecto de ley del consumo de tabaco presentado por la ministra de Sanidad, Elena Salgado, a las comunidades autónomas, porque se centra en las prohibiciones, frente al carácter calificado de preventivo del borrador presentado en noviembre.

Aunque apoya «firmemente» las medidas de protección de los menores y las restricciones al consumo en algunos lugraes públicos, los fabricantes de cigarrillos están disconformes con la prohibición total de la comunicación comercial de esta industria con su consumidor mayor de edad. «La prohibición de toda forma de publicidad, promoción y patrocinio deja a esta industria legal sin espacios en los que competir», afirma la AET en un comunicado.

El único espacio autorizado por el borrador de Anteproyecto sería en el punto de venta, lo cual –según advierten los tabaqueros– es incompatible con la actual Ley del Mercado de Tabacos que obliga a los estanqueros a mantener la neutralidad en su actividad comercial. Como alternativa, la Asociación Empresarial del Tabaco solicita los espacios de competencia a los que tiene derecho cualquier industria legal, ya que sin ellos, se producirían «consecuencias irreparables» en el desarrollo de las empresas del sector.

Asimismo estiman que la prohibición total del consumo de tabaco en los centros de trabajo, «acaba con el diálogo constructivo entre empresario y empleados para llegar a soluciones de consenso y da traslado a las empresas, Comunidades Autónomas y Ayuntamientos de las funciones y coste de las medidas que se contemplan en el borrador».

GRAN PARTE DE LAS MEDIDAS INCOMPATIBLES CON LA CONSTITUCION

A juicio de la AET, gran parte de las medidas son incompatibles con principios recogidos en la Constitución Española, ya que se podrían conculcar derechos como la libre competencia y la información al consumidor.

Además, estima que muestra profundas divergencias con la ley que actualmente regula el mercado de tabacos y con las múltiples disposiciones que rigen en Comunidades Autónomas, dejándolas a éstas sin posibilidad de legislar.

Por último, los fabricantes de cigarrillos opinan que el texto manifiesta desconocimiento de la realidad del sector y compromete su actividad. Por ejemplo, denuncian que se ha obviado el hecho diferenciador del sistema de comercialización de las Islas Canarias, donde el mercado está totalmente liberalizado, con lo cual, de aprobarse tal y como está en este momento, acabaría con este sector en el archipiélago.

Tampoco se ha considerado la especificidad de las tiendas «Duty Free», por lo que podría desaparecer el comercio de las labores del tabaco en estos establecimientos. Además, que el borrador trate por igual a todos los productos del tabaco, tiene graves consecuencias para el subsector del cigarro, al eliminar sus habituales espacios comerciales, en bares y restaurantes, y tener que replantear los procesos de producción y envasado del 70% del mercado, lo cual perjudicaría al empleo y a una importante actividad exportadora. Esta nueva situación, al limitar los lugares donde hoy se venden cigarros, da lugar a una discriminación «sin precedentes en el mundo», opina la AET.