.

Lamenta que no se debata con CCAA el «impuesto revolucionario» a los laboratorios y acusa a Sanidad de «engañar» sobre listas de espera

MADRID, 16 (EUROPA PRESS)

El Partido Popular arremetió hoy duramente contra la política desarrollada por Elena Salgado al frente del Ministerio de Sanidad y Consumo, y especialmente contra el Plan Estratégico de Farmacia diseñado por el Gobierno, que considera «una aberración». Asimismo, acusó al Ministerio de «tomar el pelo» a las comunidades con el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS) y tratar de «engañar» a los ciudadanos sobre las listas de espera.

En concreto, Manuel Lamela, consejero de Sanidad de Madrid y coordinador general de la Comisión Nacional de Sanidad del PP, que se constituirá próximamente, aseguró en rueda de prensa que la reunión del CISNS celebrada ayer en Santiago de Compostela, fue «una tomadura de pelo» del Ministerio, que seguirá adelante con su Plan de Farmacia frente a la oposición de la mayoría de las comunidades autónomas.

El Plan, que cuenta con la «oposición categórica y absoluta» de las autonomías gobernadas por el PP, constituye a juicio de Lamela «una aberración» que tendrá «consecuencias enormes desde el punto de vista económico», y que supondrá la «destrucción» de una política farmacéutica, la del anterior Gobierno «popular», que «venía dando resultados cuantificables».

En este sentido, la secretaria ejecutiva de Política Social y Bienestar del PP, Ana Pastor, aseguró que la política que desarrolló al frente del Ministerio ha dado unos «buenos resultados» que el actual Gobierno se esfuerza en «esconder». En este sentido, criticó que Sanidad no esté contando que, gracias a la política desarrollada por el PP, el crecimiento de la factura farmacéutica ha bajado cinco puntos.

Frente a estos resultados, Pastor lamentó que el Ministerio juegue a la «confusión» y se centre en la «paralización» de la política anterior, contraponiendo un «documento incompleto» (el Plan de Farmacia) que, por lo pronto, va a provocar que «muchos medicamentos que iban a bajar su precio» el próximo 1 de enero, finalmente no lo vayan a hacer. En este punto, recordó que el pasado 1 de enero de 2004 unos 2.000 fármacos bajaron su precio, algunos hasta en un 70 por ciento.

También en relación con el ámbito farmacéutico, Lamela lamentó que ayer se pusiera de manifiesto que el Ministerio «lleva al Consejo lo que quiere, y lo utiliza para lo que quiere». En este sentido, se preguntó por qué el Departamento que dirige Elena Salgado no ha llevado a este órgano la tasa sobre las ventas de los laboratorios farmacéuticos incluida en los Presupuestos del Estado, que considera un «impuesto revolucionario» al sector.

Sobre esta cuestión, advirtió también de que en el caso de que los Presupuestos no salieran adelante, como ya ha ocurrido en su tramitación en el Senado, el 1 de enero no habría «ni un solo euro dedicado a investigación en España».

EL «ENGAÑO» DE SANIDAD EN LISTAS DE ESPERA

Por otro lado, la ex ministra de Sanidad se refirió a las listas de espera, y en concreto a la propuesta del Ministerio de crear un grupo de expertos en esta materia. A su juicio, lo que debe afrontar el Ministerio es el compromiso se reducción establecido en el programa electoral con el que el PSOE concurrió a las pasadas elecciones, algo que no tiene reflejo en el proyecto de Presupuestos Generales para el año próximo.

En relación con este mismo asunto, Manuel Lamela no dudó en afirmar que el Ministerio no tiene un «compromiso real» para reducir las listas de espera, máxime después del «engaño» que supone, en su opinión, el anuncio de la creación del mencionado grupo de expertos, que es únicamente un «proyecto de consultoría» para el que «no hay dinero».

Por otro lado, Lamela no quiso aventurar si los consejeros «populares» acudirán a Sevilla a la próxima reunión del Consejo Interterritorial, dentro de tres meses. No obstante, sí aseguró que fueron ayer a Santiago «por responsabilidad» y para tratar de paralizar algo «enormemente perjudicial» como el Plan de Farmacia, y no por entender que este organismo hubiera vuelto a la «normalidad institucional».

Por último, Pastor y Lamela, junto con el portavoz del Grupo Popular en la Comisión de Sanidad del Congreso, Mario Mingo, presentaron el nuevo diseño de la Comisión Nacional de Sanidad del Partido Popular, que centrará su trabajo en elaborar propuestas políticas en materia de sanidad e investigación biomédica; plantear políticas alternativas a las del Gobierno; y «pulsar» las demandas de los ciudadanos en este terreno.