.

SEVILLA, 17 (EUROPA PRESS)

La Consejería de Salud de la Junta está preparando un estudio sociológico, además de una encuesta epidemiológica, «cuyos resultados confiamos tener listos para el primer trimestre de 2005», para conocer el grado de obesidad infantil que existe en la comunidad autónoma, así como para determinar su distribución por edades, según adelantó hoy, en declaraciones a Europa Press, la titular del departamento, María Jesús Montero.

Según anunció hoy la consejera del ramo estos proyectos, que se enmarcan dentro de un plan andaluz de lucha contra la obesidad infantil –en consonancia con la política que está liderando el Ministerio de Sanidad y Consumo–, responden a la necesidad de «concienciar a todos los sectores sociales, educativos y de la administración para combatir un problema que se está constituyendo en un problema de salud pública».

En este sentido, explicó que la encuesta epidemiológica tratará de «conocer exactamente cuáles son las cifras de obesidad y cómo se distribuyen dentro de la población infantil andaluza», ya que, según argumentó, «un 38 por ciento de la población infantil andaluza presenta índices de peso por encima de lo recomendable, de los cuáles un 18 por ciento son ya obesos».

En cuanto al estudio sociológico, avanzó que la Administración andaluza está elaborando un informe para determinar «cuáles son los patrones de vida y creencias populares y culturales que determinan que haya una dieta más asentada que otra», con objeto, dijo, «de que podamos tener la capacidad de cambiar aquello que, estando arraigado, perjudica a la salud».

Respecto a la emisión de dichos estudios, la titular andaluza de Salud mostró su confianza en que para el primer trimestre de 2005 «podamos hacer público estos estudios» para, a continuación, presentar un plan de nutrición de menús saludables, que liderarán conjuntamente las consejerías de salud, Educación y Agricultura.

Montero, quien alertó de que «los niños obesos de hoy pueden ser los enfermos de mañana, advirtió sobre este punto de que los datos de población infantil «son muy parecidos con los que existen de la población adulta».

«Este patrón refleja que no es un problema que se abandona cuando se deja de pertenecer a la población infantil, sino que luego se consolida a edad adulta», precisó la titular del ramo, quien añadió que, «por tanto, si enseñamos a la familia a que tenga una alimentación sana podremos incorporar la dieta sana como un hábito, que se seguirá posteriormente a edad adulta».

«EVITAR LA BOLLERIA INDUSTRIAL»

Según destacó a Europa Press Montero, las cifras de obesidad infantil en España están determinando «la necesidad de promover dentro de la población una alimentación y hábitos de vida saludables», unas metas que pasarían por «potenciar aquellos productos cardiosaludables y que no incitan a la obesidad», además de «evitar la ingestión masiva de bollería industrial, que está muy extendida entre la población de niños».

Dentro de esta plan de lucha contra la obesidad infantil, la Administración sanitaria está promoviendo iniciativas de divulgación en el seno de los ayuntamientos y distintas asociaciones para que estas instituciones promuevan también en sus campos de acción los mensajes que la Consejería de Salud está elaborando en este terreno.