.

Insta a las CC.AA. a establecer programas de yodoprofilaxisis

MALAGA, 17 (EUROPA PRESS)

Un total de siete sociedades científicas solicitaron hoy la suplementación con yodo de las mujeres durante el embarazo y la lactancia, en el marco de un manifiesto suscrito hoy en Málaga en el que se insta a elaborar «medidas urgentes para prevenir los trastornos por déficit de yodo (TDY) y de manera específica en las mujeres embarazadas y en periodo de lactancia».

En concreto, las sociedades firmantes son la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN) y su homóloga andaluza (SAEN), la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO), la Sociedad Española de Neonatología (SEN), la Sociedad Española de Endocrinología Pediátrica (SEEP), la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC) y UNICEF España.

Según dicho manifiesto, la propia OMS sostiene que la carencia de yodo es la principal causa prevenible en el mundo de lesión cerebral del feto y del lactante, así como del retraso del desarrollo psicomotor en los niños pequeños.

De igual forma, se asocia a este problema el cretinismo, enanismo, sordomudez, abortos y malformaciones congénitas, retraso del crecimiento o deterioro intelectual. De hecho, el 29 por ciento de la población mundial, es decir, más de 1.500 millones de personas, vive en zonas expuestas a la carencia de yodo.

El documento sostiene igualmente que, «aunque en la mayoría de las comunidades autónomas se han realizado estudios, ya sean parciales o totales, sobre el déficit de yodo, lo cierto es que solo Asturias, en 1983, y Cataluña y Galicia en 1986 han establecido programas de yodoprofilaxisis».

Por ello, el escrito aboga por el desarrollo de campañas de yodoprofilaxis mediante una adecuada información a la población general, así como a los médicos de familia, pediatras, ginecólogos, internistas y técnicos sanitarios, entre otros colectivos sanitarios.

Con todo, ha surgido una iniciativa de la SEEN y el Ministerio de Sanidad y Consumo para editar distintos materiales de educación sanitaria, con el fin de promover medidas preventivas frente a los TDY, que corresponden tanto a los propios ciudadanos como a los médicos.