.

MADRID, 18 (EUROPA PRESS)

La venta de tabaco y su consumo en cualquier lugar público quedó prohibida desde ayer en Bután, en el sureste asiático, según informó la BBC.

La nueva normativa, aprobada el pasado julio por el Parlamento butanés, establece multas de hasta 225 dólares para aquellos que incumplan esta prohibición.

El Gobierno también decidió imponer un impuesto de un 100% al tabaco introducido en el país para consumo personal de los butaneses. La medida exime a turistas extranjeros, diplomáticos y al personal de organismos no gubernamentales.

Asimismo, los extranjeros que vendan tabaco a ciudadanos butaneses serán castigados severamente. «Si un extranjero es descubierto vendiendo tabaco a butaneses será procesado por contrabando. El tabaco será considerado como un producto de contrabando», dijo Karma Tshering de la oficina de Aduanas de Bután.

Este país, mayoritariamente budista, es el primero en imponer una prohibición de esta naturaleza. Las autoridades butanesas aseguran que la medida tiene como objetivo proteger la salud de los ciudadanos y el medio ambiente.