.

BARCELONA, 20 (EUROPA PRESS)

Un equipo de médicos del Hospital Vall d»Hebron de Barcelona ha conseguido salvar la vida de un bebé con riesgo de ahogarse antes de que éste saliera totalmente del cuerpo de su madre. Los especialistas han aplicado una técnica de cirugía fetal para tratar al pequeño, que tenía un tumor en la boca y la faringe que le impedía respirar.

La operación, denominada Ex-utero Intrapart Treatment (EXIT), consiste en extraer parcialmente el cuerpo del niño –cabeza y brazos– del cuerpo de la madre para que pueda respirar a través de la placenta y así poder realizarle una primera parte de la intervención quirúrgica.

Esta operación, diseñada en Estados Unidos, es la primera vez que se emplea en España para tratar este tumor en la boca y en la faringe. «En Europa ya se ha aplicado en países como Italia, Dinamarca o Bélgica», aseguró hoy en rueda de prensa el jefe de la Unidad de Medicina Fetal del Vall d»Hebron, Eduard Gratacós.

PAREJA DE CANTABRIA.

La madre, una mujer de Maliaño (Cantabria), llegó al centro sanitario barcelonés cuando llevaba 33 semanas de gestación, procedente del Hospital de Valdecilla, donde los médicos detectaron que su bebé sufría un tumor que le ocupaba parte de las vías respiratorias.

Dos semanas después, médicos del Vall d»Hebron sometieron a la madre y el niño a una intervención quirúrgica para salvar la vida del pequeño. Realizaron una traqueostomía –apertura en la tráquea en la que se coloca un tubo para asegurar la respiración– al bebé, extrayendo, por cesárea, sólo parte de su cuerpo del útero materno. Durante los 14 minutos de la operación, el pequeño «se mantuvo oxigenado a través de la madre, ya que los médicos no le cortaron el cordón umbilical, hasta que consiguieron finalizar la traqueostomía», apuntó Gratacós.

Tras colocar el pequeño tubo que le garantizaba la respiración al bebé, los médicos finalizaron el parto por cesárea y procedieron a cortar el cordón umbilical. La operación, pionera en España para tratar este tipo de tumores, se realizó el pasado mes de noviembre sin complicaciones.

Cuatro días después del nacimiento, los médicos sometieron al niño a «una nueva intervención para extraerle el tumor que sufría en la boca y la faringe», explicó el responsable de cirugía neonatal y fetal del centro sanitario barcelonés, José Luís Peiró.

EL PEQUEÑO JOSÉ MARÍA YA ESTÁ EN CASA.

El niño, que al nacer pesaba 2,4 kilos, se llama José María y ya se encuentra en casa, después de que su madre recibiera el alta médica el pasado viernes, aseguró hoy el jefe del Servicio de Cirugía Pediátrica, Vicenç Martínez Ibáñez.

De haber dejado que el embarazo siguiera su curso normal, las posibilidades de morir del niño «habrían sido enormes», porque al nacer «se tendría que haber hecho la traqueotomía con muchas prisas» y el bebé «habría sufrido, como mínimo, graves alteraciones neurológicas», según Gratacós.

Con esta técnica quirúrgica, los médicos del Hospital Vall d»Hebron pudieron anticiparse. De hecho, este equipo del centro barcelonés ya ha aplicado con éxito esta intervención en cinco ocasiones, pero en todos los casos era para tratar a niños que tenían los pulmones poco desarrollados.

EQUIPO MULTIDISCIPLINAR.

Los médicos del centro barcelonés presentaron los resultados de su intervención acompañados de la consellera de Salud, Marina Geli, quien destacó la importancia de «trabajar en equipo» a la hora de realizar este tipo de intervenciones.

La complicación de la operación obligó a que un equipo formado por obstetras, cirujanos pediátricos, neonatólogos, anestesistas, otorrinolaringólogos y especialistas en maxilofacial trabajaran de forma conjunta.