.

MADRID, 22 (EUROPA PRESS)

El Boletín Oficial del Estado (BOE) publica hoy la Ley de Horarios Comerciales según el texto saliente del Congreso, que fija en 12 el mínimo anual de aperturas en domingos y festivos, pero posibilita a las comunidades autónomas (CCAA) a modificar dicho número sin establecerlo por debajo de ocho.

La norma, publicada en las «Disposiciones Generales» del BOE y que entrará en vigor el próximo 1 de enero de 2005, recoge el texto del Proyecto Ley con el trámite parlamentario de la Cámara Baja, porque recibió el rechazo del Pleno del Senado.

La ley reconoce plena libertad de horarios comerciales para los establecimientos de menos de 300 metros cuadrados siempre que no pertenezcan a grupos de distribución de grandes empresas, y posibilita a las comunidades incrementar o reducir esta superficie hasta un mínimo de 150 metros cuadrados en caso de locales de alimentación y consumo cotidiano.

Reconoce además la plena libertad de horarios para un conjunto de establecimientos que ya disfrutaban de ella, como pastelerías y panaderías, quioscos, establecimientos en estaciones, puertos y aeropuertos, floristerías, locales situados en zonas turísticas y tiendas de conveniencia.

Respecto al horario global en los días laborales de la semana, la Ley de Horarios Comerciales establece que el mínimo será de 72 horas, frente a las 90 horas de la normativa anterior, y en caso de aperturas en domingos y festivos, no se podrá restringir a menos de 12 horas.

Las comunidades autónomas tendrán la potestad de dictar las normas necesarias para que los ayuntamientos puedan acordar por razones de orden público el cierre de establecimientos de ventas de bebidas alcohólicas, de manera singularizada.

Con esta norma, el Gobierno pretende establecer una marco básico de carácter estable a partir del próximo enero, en sustitución de las regulaciones transitorias sucedidas desde 1996. Según el Ejecutivo, la futura norma amplía la libertad de las comunidades para adaptar el régimen de horarios a las circunstancias especiales de cada territorio.

Con estructuras comerciales muy diferenciadas entre los territorios, es lógico que las competencias de aperturas en festivos sean desarrolladas libremente por las comunidades, a partir de un mínimo de días que permita satisfacer las necesidades de compra de los consumidores, alega el Gobierno.