.

MOTRIL (GRANADA), 23 (EUROPA PRESS)

La dirección del Hospital Santa Ana de Motril (Granada) informó hoy sobre el fallecimiento en el día de ayer del paciente de 31 años, J.M.M, que fue intervinido el pasado 17 de diciembre, tras someterse a una operación de cirugía bariátrica, indicando que la muerte se produjo a consecuencia de una parada cardiaca al ser intervenido de urgencia debido al agravamiento de su estado.

En un comunicado remitido a Europa Press, el hospital lamentó «profundamente» el fallecimiento de este paciente e informó de que los responsables del centro hospitalario han trasmitido personalmente sus condolencias a los familiares del fallecido.

Así, el hospital informó de que el paciente ingresó en este centro para someterse a una intervención quirúrgica que consistía en una transección gástrica con bypass gastro-yeyunal, se produjo la intervención con normalidad y pasó a planta presentando una evolución normal.

Sin embargo, el día 21 de diciembre el paciente comenzó a presentar fiebre, taquipnea y taquicardia, detectándose una neumonía basal izquierda, por lo que se le ingresó inmediatamente en la Unidad de Cuidados Intensivos esa misma madrugada.

A lo largo del día 22, la evolución clínica del paciente se agravó por lo que se decidió reintervenirlo urgentemente. En esta operación de urgencia, se detectó una peritonitis localizada con shock séptico, que finalmente provocó el fallecimiento del paciente por parada cardíaca, sin que se pudiera hacer nada por salvar su vida a pesar de las maniobras de reanimación practicadas, según manifestó la dirección del hospital.

Desde enero de 1994, J.M.M. venía siendo tratado por especialistas en Endocrinología por sus problemas de obesidad severa. En febrero de ese mismo año, se le realizó la primera intervención quirúrgica, que consistió en una gastroplastia vertical anillada. En 2004, volvió a consulta de cirugía del hospital donde se le detectó una comunicación gastro-gástrica que precisó intervención quirúrgica.

Así, también se señala que en las consultas previas a la operación quirúrgica, se informó al paciente y sus familiares sobre los altos riesgos y posibles complicaciones de esta reintervención y, tras conocer esta información, se procedió a la firma del consentimiento informado que autorizó la intervención quirúrgica.

41 OPERACIONES SIN NINGUN CASO DE MUERTE

Desde el año 2000, el Hospital Santa Ana de Motril ha realizado un total de 41 intervenciones de cirugía bariátrica, sin que se haya registrado ningún caso de mortalidad, «lo que pone de manifiesto la elevada calidad asistencial que presenta el centro hospitalario en este tipo de operaciones, a pesar de su alta complejidad, puesto que la obesidad mórbida se relaciona con graves complicaciones como diabetes, hipertensión arterial, cardiopatía isquémica, trastornos respiratorios y gastrointestinales y algunos tipos de cáncer», según indió la dirección hospitalaria.

En el comunicado se recoge que la cirugía es la «última opción» para tratar a algunos pacientes con obesidad severa y resistente en la que todas las demás terapias han fracasado. Este tipo de cirugía se denomina bariátrica y su finalidad es limitar la absorción de los alimentos ingeridos a través de la reducción de estómago asociado, o no, a un procedimiento que impida la absorción.