.

MADRID, 25 (EUROPA PRESS)

Los médicos que fuman son menos eficaces que sus compañeros no fumadores cuando tratan de ayudar a sus pacientes a que abandonen el tabaco, según una encuesta realizada sobre más de 2.000 médicos de 11 países europeos publicados en la revista especializada «Preventive medicine».

La Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria, que se hace eco hoy de los resultados de la encuesta, señala además que esta circunstancia se repite cuando el médico se propone que el paciente realice algún tipo de ejercicio físico. De hecho, los médicos que hacen vida sedentaria tienen menos éxito con sus consejos que los que practican deporte.

En la misma línea, el estudio muestra que los médicos que más velan por su estado de salud en términos preventivos (que no son fumadores, que vigilan su presión arterial, que evitan la vida sedentaria y que practican ejercicio físico de manera habitual) son, por lo general, también los que tienden a preocuparse en mayor medida por la prevención y promoción de la salud de sus pacientes.

Así, los responsables del estudio comprobaron que frente al tabaquismo eran más eficaces los no fumadores (39,3 por ciento frente al 48,1 por ciento). Igualmente, a la hora de combatir el sedentarismo tenían más éxito los que practican habitualmente ejercicio físico (59,1 por ciento frente al 49,7 por ciento).

Por otra parte, más de la mitad de los médicos encuestados indicó que le resulta difícil realizar consejos preventivos y de promoción de la salud a causa de la sobrecarga de trabajo y la consiguiente falta de tiempo. «Parece innegable que aún persiste una diferencia notable entre la teoría y la práctica a la hora de hacer recomendaciones basadas en la evidencia desde la consulta de atención primaria», destaca Carlos Brotons, uno de los autores del estudio y miembro de la citada sociedad científica.

La encuesta fue realizada por la Red Europea para la Prevención y Promoción de la Salud (EUROPREV). La media de edad de los médicos consultados fue de 44 años y el 60 por ciento eran mujeres. Por países, se observó que el 94 por ciento de los médicos de familia españoles menciona la carga asistencial como la principal barrera para realizar actividades preventivas frente al 68 por ciento de facultativos europeos que cita este problema.

Además, la «falta de remuneración económica» otro de los aspectos más mencionados por los médicos entre los factores que dificultan un mejor desarrollo de estas tareas.