.

BILBAO, 27 (EUROPA PRESS)

El Colegio Oficial de Médicos de Vizcaya afirmó que la sanidad pública vasca «corre el riesgo de desmoronarse» por la «falta de motivación» y «minusvaloración» que sufren, a su juicio, los profesionales de la salud de los hospitales por el conflicto, «que se veía venir», con Osakidetza.

En un comunicado, el Colegio señaló que «a nadie ha sorprendido la aparición del conflicto» y que los problemas «eternos» pueden extender la situación a la Atención Primaria, por lo que reivindicó que «este es el momento de hablar de cosas de peso».

«Tenemos una buena sanidad, con profesionales de una calidad reconocida y envidiada, pero mantener esta situación de privilegio supone que los mutuos intereses de la sociedad, los profesionales y la administración pública deben complementarse».

En opinión del Colegio, esta calidad sanitaria se ha sustentado «en gran medida» en la apuesta de los profesionales por una sanidad pública «potente», a base de una «considerable dosis de voluntarismo» que se ha visto «socavada» en los últimos tiempos «consecuencia de la desmotivación, de sentirse minusvalorado, de saberse de los peor remunerados de Europa y de la disminución de su prestigio social».

«Pensar que la situación actual del conflicto se resume en «a cuanto se debe pagar una guardia» es tener una visión acotada, simplista, si no egoísta o interesada, de la realidad», dice el Colegio, que afirma que «es el momento de plantear la verdadera necesidad de recursos para la cuasi-ilimitada oferta que se hace a la población, de planificar redimensionamientos de plantillas ajustadas a la verdadera necesidad y de clarificar «cuánto vale» para nuestra sociedad, la piedra angular, la unidad básica y fundamental de la provisión de los servicios sanitarios: el médico».

Finalmente, el Colegio de Médicos de Vizcaya admite que «tiene mucho que aportar» y dice estar «dispuesto a colaborar en la resolución del conflicto a corto, medio y largo plazo», pese a que «nadie debe olvidar que el Colegio de Médicos trabajará siempre en favor de los médicos».