.

SIOUX FALLS (EEUU), 6 (EP/AP)

Un estadounidense que pesaba cerca de media tonelada podría abandonar en los próximos días el hospital donde ingresó debido a una infección, después de haber perdido más de 200 kilos.

Patrick Deuel debería regresar a su casa en Nebraska el 22 de enero. Mientras, el paciente sigue recibiendo los cuidados médicos en el hospital de Sioux Falls, donde ingresó hace varias semanas después de una infección que cogió en noviembre.

Deuel pesaba 486 kilos cuando entró en el hospital de Avera McKennan en junio porque se estaba muriendo de una afección cardíaca. Los médicos lo sometieron a un programa de ejercicios y a una dieta de 1.200 calorías diarias, ya que no podían someterlo a una cirugía. Los 200 kilos que perdió le han ayudado a controlar sus problemas con el corazón, ademas de otros como la diabetes. En octubre, tras la pérdida de peso, le sometieron a la cirugía en el estomago. Deuel, quien depende del seguro Medicare para pagar sus cuentas, no puede permanecer en el hospital de forma indefinida. El paciente aspira a pesar 108 kilos.