.

ALMERIA, 7 (EUROPA PRESS)

El Centro de Área de Transfusión Sanguínea (CATS) de Almería registró el año pasado más de 15.000 unidades de sangre o donaciones, unas 1.300 más que durante 2003, aunque sus responsables insisten en la necesidad de aumentar esta cifra porque Almería, con 27 donaciones por cada 1.000 habitantes, aún está lejos de la media que se considera razonable, 50 unidades por cada 1.000 habitantes.

En declaraciones a Europa Press, el hematólogo del CATS Arif Laarej destacó que «hemos conseguido aumentar casi 1.500 unidades» respecto al año anterior, aunque reiteró que «aún necesitamos más donaciones» ya que «las intervenciones son cada vez más complejas y conllevan un mayor consumo de sangre».

No obstante, explicó que de una unidad no sólo se extrae sangre, también se obtienen elementos como las plaquetas o el plasma, por lo que «podemos sacar hasta tres tratamientos para optimizar mejor esa donación».

Subrayó que el sistema está estructurado de tal modo que en Andalucía se dispone de sangre para toda la comunidad, porque, por ejemplo, «si hay necesidad en Córdoba, contribuimos desde Almería», aunque precisó que en el caso de la región almeriense «somos deficitarios en plasma».

Por este motivo, el doctor Arif Laarej recalcó que «cuantos más donantes seamos mejor, porque tendremos más autosuficiencia», al tiempo que destacó, al respecto, que «tenemos que estar preparados» y tratar de donar periódicamente, no sólo cuando se producen campañas específicas.

En este sentido, explicó que «la sangre que se dona hoy no se puede utilizar hoy porque hay que realizar posteriormente multitud de análisis para comprobar su seguridad».

Animó, pues, a los ciudadanos de Almería a que donen sangre, a la vez que defendió que la administración sanitaria «protege» tanto al donante como al receptor, porque a los donantes se les realiza una chequeo médico antes de la extracción y, posteriormente, su sangre es analizada para que al receptor le llegue con seguridad.

Recordó que «cualquier persona sana» puede ser donante, si bien destacó que se persigue centrar las campañas en los jóvenes «parar ir renovando» el censo. Subrayó que «la donación es segura» y que «no hay que tener reservas porque son sólo 15 minutos en los que el donante está, además, acompañado por un equipo de profesionales sanitarios».

Por último, resaltó que el CATS inaugurará este año un centro nuevo, dentro del complejo del hospital Torrecárdenas de la capital almeriense, exclusivamente para la donación de sangre.