.

MADRID, 14 (EUROPA PRESS)

El portavoz de Sanidad del PSOE en la Asamblea de Madrid, Lucas Fernández, denunció hoy que la demora media de las listas de espera quirúrgicas dada a conocer por el consejero de Sanidad, Manuel Lamela, es «prospectiva y no real», al tiempo que advirtió de la existencia de «un limbo de pacientes que no son registrados» en el sistema regional de salud.

Fernández calificó de «ficción» los datos aportados por el responsable autonómico y señaló que las cifras que «realmente muestran cómo se encuentran las listas de espera» son las de «espera máxima y demora media real», ya que la demora media prospectiva «se refiere al tiempo medio que tendrá que esperar un paciente de acuerdo con los recursos que ha desarrollado el sistema».

Asimismo, denunció la existencia de un «limbo de pacientes» en la sanidad autonómica en el que se encuentran los pacientes que «renuncian a la intervención por tratarse de actuaciones de cirugía menor, por rechazar el centro alternativo ofertado por la Consejería y por un cambio de patología en mitad del proceso quirúrgico». «Todos ellos –aseguró– desaparecen de la lista de espera general».

Para ejemplificar esta tendencia, aportó los datos que se registraron entre el 12 de octubre y el 31 de diciembre de 2004 en «un gran hospital de la región», cuyo nombre prefirió preservar para preservar la identidad de su fuente de su información. En este centro, según Fernández, un tercio de los pacientes renunciaron voluntariamente a la operación, otro tercio rechazó el centro alternativo y a un cuarto les fue diagnosticada una patología distinta a la inicial.

«LA MEJOR LISTA DE TODO EL AÑO»

El parlamentario socialista también indicó que la lista de espera facilitada hoy por Lamela –correspondiente al último trimestre del año, en el que se produjo una disminución de 10.162 pacientes, un 25,13 por ciento– es «la mejor de todo el año», debido a la proximidad de las fiestas navideñas. «Hay gente que no quiere operarse de un lipoma y de un juanete el 23 de diciembre porque tiene que irse al pueblo», explicó.

En este sentido, destacó que la sanidad madrileña está procediendo a «una priorización inversa» de las intervenciones quirúrgicas, ya que «se le está dando más importancia a los pequeños y medianos procedimientos (cataratas, hernias inguinales y trastornos internos de rodilla, según citó el consejero por orden de importancia) que a las operaciones más importantes».

Asimismo, denunció «la acumulación de pacientes» en la lista de espera diagnóstica, que, según sus cálculos, «podría estar más cerca de los 300.000 pacientes que de los 200.000». A este respecto, puso en duda la función de la comisión parlamentaria que estudia la reducción de estas listas, al considerarla «un cuadrilátero por el que pasarán 3.200 personas nadie sabe para qué». «Van a venir los portavoces parlamentarios de Sanidad en las Cortes. Como no sea para que venga la de Esquerra (Republicana de Catalunya) y saludarle», ironizó.

De la misma manera, restó valor a los 50.000 folios de información facilitados por la Consejería de Sanidad y Consumo a los distintos grupos parlamentarios presentes en la comisión (PP, PSOE e IU), al señalar que muchos documentos son «listados sin numerar y, por tanto, sin posibilidad de identificación».