.

GIRONA, 14 (EUROPA PRESS)

El proyecto de creación del primer hospital transfronterizo de la Unión Europea, que se ubicará en Puigcerdá (Girona), que costará unos 25 millones de euros, está previsto que entre en funcionamiento en 2010. La inversión la realizarán conjuntamente las administraciones catalana y francesa.

Representantes de la Conselleria de Salud y del Ayuntamiento de Puigcerdá se reunieron hoy en Perpignan (Francia) con sus homólogos franceses para definir las inversiones de cada administración y el calendario de construcción de este centro sanitario.

El Ayuntamiento de Puigcerdá, que en su hospital actual ya recibe enfermos procedentes del otro lado de la frontera, cederá los terrenos para la construcción del nuevo centro sanitario, que en total tendrán una superficie de 12.000 metros cuadrados.

Al salir de la reunión, el alcalde de Puigcerdá, Joan Planella, aseguró que prevé disponer del proyecto antes de acabar el año. «Creo que el avance más positivo que hemos hecho es el concurso de ideas. Tenemos luz verde para impulsarlo por lo que en la proxima reunión ya tendremos el proyecto encima de la mesa», aseguró.

A finales de este año, sus responsables tienen previsto poner la primera piedra de este equipamiento, que dará servicio a 30.000 habitantes de La Cerdanya, comarca que comparten España y Francia, y que en verano llega a tener una población de 100.000 personas.

Desde abril de 2002, los habitantes del otro lado de la frontera pueden acudir al actual Hospital de Puigcerdá, fruto de un acuerdo con el Hospital de Perpignan. La población del sur de Francia puede acceder al centro catalán para partos o para ser atendidos en urgencias sin superar ningún trámite burocrático.

Al llegar a la Generalitat, el tripartito catalán decidió mantener el proyecto de creación de este hospital, que se empezó a diseñar en la última legislatura del anterior Gobierno de CiU. Está previsto que el centro cuente dos unidades para intervenciones quirúrgicas y otra postoperatoria.

El entonces presidente de la Generalitat, Jordi Pujol, llegó a un acuerdo hace dos años con el presidente de la región Lenguadoc-Rosellón, Jacques Blanc, para impuslar un estudio técnico sobre la viabilidad del proyecto.