.

BARCELONA, 17 (EUROPA PRESS)

Los hospitales de Barcelona siguen atendiendo numerosos casos de urgencia, a consecuencia de la epidemia de gripe que se declaró en Cataluña los primeros días de enero. La mayoría de los pacientes atendidos son ancianos y niños derivados por los Centros de Atención Primaria (CAP).

La situación generalizada de los hospitales barceloneses es de colapso, según reconocieron en declaraciones a Europa Press algunos de los médicos que ayer domingo coordinaban los servicios de urgencias. Aunque esta saturación no ha cambiado demasiado desde el último fin de semana.

En el Vall d»Hebron, «las salas de espera están llenas, pero podrían desbordarse de verdad a partir de las siete de la tarde, que es cuando empiezan a llegar más pacientes», explicó en declaraciones a Europa Press una portavoz del centro.

En este hospital, precisamente, tuvieron que abrir el pasado jueves una zona anexa para atender a las personas que acuden al centro para ser atendidos de forma urgente de casos gripales y afecciones respiratorias leves.

De esta forma, toda la zona disponible en el servicio de urgencias se está destinando a pacientes de más gravedad, la mayoría enfermos crónicos que han sufrido un deterioro de su salud a causa de la gripe o de infecciones respiratorias.

En esta zona, calificada como de «nivel 2», el tiempo de demora es de unos 20 minutos aproximadamente, mientras que las personas que acuden al hospital con casos gripales leves, las del «nivel 1», «apenas tienen que esperarse», informó la portavoz del hospital.

En el Hospital Clínic, la afluencia de personas afectadas por la gripe «es superior a la de otros años por estas épocas», aseguró en declaraciones a Europa Press, el jefe de guardia del centro. Como en casi todos los hospitales, la mayoría de pacientes son ancianos.

La sensación de «colapso» es similar en Sant Joan de Déu, según fuentes del servicio de urgencias, así como en el Hospital del Mar. Sin embargo, la afluencia de enfermos «no es ninguna novedad, porque desde hace diez días se están atendiendo muchos casos de gripe», dijo en declaraciones a Europa Press el jefe de guardia del centro.

Otros hospitales barceloneses, como Sant Pau y Bellvitge también tienen los servicios de urgencias llenos, según informaron a Europa Press fuentes de los centros hospitalarios.

Los epidemiólogos calculan que la epidemia de la gripe todavía podría alargarse una semana más, aunque todo depende de las condiciones meterológicas que se produzcan en el territorio catalán.