.

MÉRIDA, 17 (EUROPA PRESS)

Los niños extremeños de entre 6 y 14 años contarán a partir de este año en sus centros de salud con un dentista de cabecera que se encargará del cuidado de su salud bucodental y cuya misión principal es «reforzar y acercar a un profesional de la salud, igual que existe un médico de cabecera».

El coordinador del Plan de Atención Dental Infantil Extremeño, Jesús Rueda, explicó en declaraciones a Europa Press Televisión que la creación de la figura del dentista de cabecera se contempla en un decreto del consejo de Gobierno del pasado 29 de diciembre, que se publicó en el Diario Oficial de Extremadura el día 8 de este mes.

Rueda indicó que este plan de atención dental infantil es un programa que la Consejería de Sanidad va a poner en marcha de manera inmediata y que tendrá una implantación gradual. «El plan tiene unas metas que son alcanzar índices de caries por debajo de uno en el año 2010 y que, al final, los niños reciban la oferta personalizada para ir al dentista anualmente y que todos lo hagan por lo menos una vez al año», informó.

El coordinador del programa destacó la importancia de poner en marcha la figura del dentista de cabecera, una vez que los datos sobre la situación de salud de la comunidad «reflejan que el 50 por ciento de los niños menores de 11 años tienen caries, porcentaje que se eleva al 70 por ciento en los de quince años de edad». Asimismo, los resultados de la encuesta de salud que realiza el Servicio Extremeño de Salud (SES) indican que «el 63 por ciento de los niños de la comunidad no van habitualmente al dentista».

Por todo ello, la aparición de los dentistas de cabecera permitirá que los menores extremeños tengan una revisión anual de la salud oral «para que se les apliquen los tratamientos preventivos y asistenciales necesarios».

En este sentido, habrá tratamientos asistenciales básicos, que van a incluir las limpiezas de boca, los empastes y las actividades de promoción y prevención de la salud necesarias, y tratamientos de la salud especiales «que van en relación con los traumatismos del grupo anterior de los dientes y también las endodoncias, aunque se excluyen de manera total las ortodoncias y los tratamientos reparadores en la dentición de leche».

DENTISTAS VOLUNTARIOS

Los dentistas de cabecera que comenzarán a funcionar este año serán profesionales del SES y dentistas privados que voluntariamente deseen adscribirse y participar en el programa, por lo que actualmente la Administración regional trabaja en «la concertación con los dentistas del sector privado que van a participar y probablemente en el mes de febrero los niños reciban en sus casas la oferta personalizada y el tablón asistencial que les faculta para ir a las clínicas concertadas».

La implantación total del plan tendrá un coste de unos tres millones de euros, mientras que «para este primer año, estimando una frecuentación del 50 por ciento de los niños extremeños al dentista, se prevé aproximadamente un presupuesto de unos 600.000 euros».

ELECCIÓN LIBRE

La elección del profesional que se encargará de la salud oral de los menores correrá a cargo de los padres ya que, una vez que se envíe al domicilio del niño el tablón asistencial «los padres del menor eligen libremente al profesional que atenderá a sus hijos. Ellos piden consulta y cuando el profesional reconozca al niño, el profesional se convierte en la figura del dentista de cabecera».

Así, Rueda comentó que la implicación de los padres en el programa «es fundamental», así como el concurso de la comunidad educativa porque «son las piezas clave del programa. Necesitamos que los padres lleven al niño al dentista».

Por su parte, los médicos dentistas han acogido con agrado la decisión del Gobierno autonómico de crear al dentista de cabecera para niños. José Luis Jiménez, médico dentista del Centro de Salud Mérida Urbano 1, subrayó que aunque se están «dando los primeros pasitos, la valoración es estupenda», ya que anteriormente los dentistas se habían limitado «exclusivamente a las labores de curación» mientras que ahora se incluirán las actuaciones de prevención.

Además, destacó la libertad de los padres a la hora de elegir dentista para sus hijos. «Cada niño va a tener su dentista de cabecera y lo van a elegir libremente. Van a poder elegir a los dentistas que se adscriban desde la privada al programa o los dentistas públicos, que se van a encargar de su salud bucal», matizó.

José Luis Jiménez cree también que el programa «es completamente necesario porque la incidencia de la caries infantil es alta y desafortunadamente con las dietas que tenemos ricas en azúcar cada vez es mayor, tenemos que ir haciendo prevenciones como los selladores o higiene dental, procurar que nuestra salud dental sea mejor».

Por su parte, Esther Pérez Rodríguez, odontóloga del Centro de Salud Urbano 1 de Mérida, se felicitó por la iniciativa al tiempo que admitió que para los dentistas de cabecera «es una necesidad que se pedía a gritos, sobre todo para prevenir la caries y la salud bucodental de los niños de Extremadura», una vez que «desde muy temprano empiezan ya con problemas importantes de caries, a perder piezas de leche».