.

MÉRIDA, 17 (EUROPA PRESS)

La Consejería de Sanidad de Extremadura ha concedido 1.271 tarjetas atención sanitaria para inmigrantes (TAS) desde la puesta en marcha de dicho sistema el pasado 30 de septiembre de 2004 y hasta el pasado día 12 de enero, según indicó en declaraciones a Europa Press el director general de Formación e Inspección Sanitaria, José María Vergeles.

En concreto, señaló que la unidad de tramitación de tarjetas de Badajoz (que engloba las áreas de salud de Badajoz, Mérida y Llerena-Zafra) ha tramitado 966 tarjetas; la de Cáceres 90; la de Don Benito 125; y la de Plasencia (que engloba las áreas de salud de Plasencia, Navalmoral y Coria) otras 90 tarjetas.

Según explicó, la tarjeta puede conseguirse tras una la solicitud del empadronamiento por parte del inmigrante, o bien a través de un informe que realiza el trabajador social de los centros de salud cuando no existe empadronamiento, aunque aclaró que esta segunda vía está aún por desarrollar y que cuando así se haga tendrá «escasa repercusión» sobre el número total de solicitudes cuando se ponga en marcha.

Vergeles realizó una valoración positiva del funcionamiento de las unidades de tramitación de la tarjeta, ya que según dijo «no ha habido problemas dignos de resaltar», salvo la «acumulación de trabajo» que se produjo durante los primeros meses de vigencia de la tarjeta debido al aumento del número de inmigrantes que se ha producido en la ciudad de Badajoz fundamentalmente, aunque también en otras poblaciones, motivadas por las campañas agrícolas de temporeros, y debido también a la «agilidad» de la Delegación del Gobierno en la tramitación de procedimientos de inmigración.

Según el director general, en la actualidad el trabajo de las unidades de tramitación se circunscribe a un trabajo de mantenimiento del sistema y de concesión más gradual que durante la primera «oleada y boom» de solicitudes que provocaron «sobrecarga de trabajo».

Por otra parte, respecto al anuncio del consejero de Sanidad de que su departamento investigaría los casos de empadronamiento múltiples que se podrían estar produciendo, así como de otras situaciones que podrían convertirse como «efecto llamada» y que podrían afectar al funcionamiento de la propia TAS para inmigrantes, Vergeles dijo que hasta la fecha la Consejería de Sanidad no ha detectado casos de irregularidades que sean susceptibles de ser denunciados ante la Subdelegación del Gobierno.