.

MADRID, 17 (EUROPA PRESS)

El 62 por ciento de los pacientes españoles dicen no tener suficiente información sobre su enfermedad, en especial los afectados po patologías cardiovasculares, según un estudio de los laboratorios Pfizer realizado entre 4.500 europeos y estadounidenses con enfermedades crónicas, cardiovasculares, asma y diabetes tipo 2 entre junio y septiembre de 2004.

Este porcentaje baja en el conjunto de Europa, en la que algo más de la mitad de los pacientes piden más información para mejorar el estado de su enfermedad. En nuestro país, para el 64 por ciento de los pacientes considera que la falta de información puede empeorar su estado de salud.

Según las conclusiones del estudio, dos tercios de los encuestados en ocho países europeos –Alemania, Finlandia, Francia, Italia, Polonia, Reino Unido, Suecia y España– y Estados Unidos cambian sus hábitos en función de la información recibida sobre su dolencia, y tres cuartas partes de los pacientes reconocen que el saber más sobre su enfermedad repercute de manera eficaz y positivamente en su salud.

Casi un tercio de los pacientes europeos (29 por ciento) están muy preocupados por no recibir más información de nuevos tratamientos que pueden ayudar a su situación, porcentaje que roza la mitad entre los españoles. Asimismo, a tres de cada cinco encuestados en Europa y España les preocupa la falta de acceso al mejor tratamiento.

GRADO DE CONOCIMIENTO

Por áreas, los estadounidenses tienen mejores conocimientos de su condición en patologías cardiovasculares, con casi uno de cada cinco disponiendo de un conocimiento de su situación «excelente», frente al tres por ciento de los europeos. Entre estos sorprende el alto porcentaje de entrevistados que presentan un conocimiento «pobre», caso de España (92 por ciento), Italia (87) y Francia (81).

Además, existen diferencias significativas en los niveles de conocimiento entre los diferentes países de Europa. Por ejemplo, el 43 por ciento de los pacientes británicos diabéticos posee un conocimiento «excelente» de su situación, muy por encima de Italia (23 por ciento), Alemania (17), España (15) y Polonia (4).

Los pacientes europeos utilizan varias fuentes como farmacéuticos, periódicos, televisión y radio, libros de salud e Internet para obtener información de salud. En cualquier caso, tanto en EE.UU. como en el Viejo Continente, nueve de cada diez entrevistados sigue acudiendo a doctores y enfermeras como principal fuente de información.