.

FILADELFIA, 18 (EP/AP)

Un análisis común no logra detectar protuberancias potencialmente cancerosas en el colon en el 95% de las veces, y da a los pacientes y médicos la idea falsa de que no existían riesgos, de acuerdo con un nuevo estudio.

Los investigadores detectaron que el análisis computarizado de materia fecal en los laboratorios no suele ser tan confiable como un examen de seis muestras que deben hacer los pacientes en sus casas. Sin embargo, incluso esa segunda prueba detectó las protuberancias posiblemente peligrosas en menos del 24% de los casos.

«Lo que detectamos es que en general, esto no vale la pena», dijo el doctor David Lieberman, uno de los autores del estudio, sobre los análisis en el laboratorio. «Representa una señal de alerta de que no debemos confiar en estos análisis».

El estudio, publicado hoy martes en Annals of Internal Medicine, fue realizado en 13 centros médicos para ex combatientes, e involucró a 2.665 pacientes, en su mayoría hombres, quienes recibieron el instrumental para realizar la prueba en casa y se sometieron al análisis en laboratorio, seguido de una colonoscopía.

El análisis de sangre oculta en las heces resultó positivo sólo en 5% de los pacientes con tumores o grandes protuberancias precancerosas llamadas pólipos. La prueba en casa detectó 24% de esos casos.

Sin embargo, la fiabilidad de la prueba doméstica mejora si los pacientes la realizan cada año, dijo Lieberman, jefe de gastroenterología en el Centro Médico Portland VA, en Oregón.

Debido a que los pólipos y tumores suelen sangrar en forma intermitente, las probabilidades de detectarlos se incrementan mientras más muestras sean tomadas al paso de los días y los años, añadió el especialista.

Las pruebas oportunas pueden detectar las protuberancias antes de que se conviertan en tumores, un proceso que puede tardar entre cinco y siete años, dijo Lieberman. El análisis en casa dio positivo para 43% de los pacientes que ya tenían cáncer, según el estudio.