.

SEVILLA, 19 (EUROPA PRESS)

La consejera de Salud de la Junta andaluza, María Jesús Montero, anunció hoy que las alrededor de 130.000 cuidadoras de pacientes que existen en la comunidad autónoma –la gran mayoría familiares del propio enfermo– tendrán un acceso prioritario a los servicios sanitarios», en especial, precisó, «unas 50.000 de estas cuidadoras que se dedican a cuidar a un familiar con graves problemas de discapacidad».

En rueda de prensa, Montero se refirió así a una de las «principales medidas» que su departamento llevará a cabo dentro del Plan de Apoyo a la Familia 2005-2007, el cual también contempla que estas cuidadoras tengan acceso a servicios de rehabilitación y fisioterapia, terapia ocupacional, asesoramiento especializado de las enfermaras de enlace, «que actuarán como dispositivo de coordinación entre el hospital y la propia cuidadora», y un servicio de seguimiento telefónico, entre otras iniciativas.

En concreto, la titular del ramo explicó que esta batería de medidas, que permitirá a la cuiadadora «acceder a los servicios sanitario de forma privilegiada y mediante una tarjeta identificativa», tienen como objetivo primordial «ayudar a la propia cuidadora en su trabajo diario y que los enfermos crónicos permanezcan en sus propios domicilios con plenas garantías asistenciales y si su patología no requiere de hospitalización».

Así, y con el objetivo de dar cumplimiento a estos dos objetivos, Montero desgranó otras medidas tales «como la realización de más de un millar de talleres de apoyo destinados a que las cuidadoras tengan acceso a los hábitos específicos en el manejo de pacientes», terapias ocupacionales impartidas en los centros de Atención Primaria con el fin de aportar soluciones prácticas a los problemas de crea la discapacidad en su entorno o la distribución de guía sobre la continuidad en los cuidados al enfermo.

En cuanto al servicio de seguimiento telefónico al paciente frágil y a su cuidadora, que se ofertará a través del dispositivo Salud Responde, Montero detalló que este servicio de telefonía «tendrá como población diana a los cuidadores de pacientes con trastornos mentales graves, así como a pacientes frágiles que se encuentran en sus domicilios pero que no pueden disponer de cuidador asiduamente».

De igual forma, este seguimiento telefónico tendrá especial incidencia en aquellos pacientes frágiles «que hayan sido dados de alta recientemente de los servicios hospitalarios», añadió.

PERFIL DEL CUIDADOR FAMILIAR

Montero, quien reiteró que el estado de salud de los cuidadores de enfermos «es una prioridad de la Administración sanitaria», apuntó que el perfil medio del cuidador familiar corresponde «al de una mujer con una edad media de 57 años y que ejerce estos cuidados de forma permanente».

En concreto, precisó que en el 83 por ciento de los casos el cuidador es una mujer, recayendo esta responsabilidad en las hijas en un 38,3 por ciento. Igualmente, afirmó que el 70 por ciento de éstas tiene estudios primarios, por sólo un cinco por ciento que poseen titulación superior.

3,6 MILLONES DE EUROS DESTINADOS EN 2004

En el capítulo de inversión y ayudas destinadas a este colectivo, la consejera del ramo subrayó que en 2004 se destinaron 3,6 millones de euros en material de apoyo a estos enfermos, un montante que permitió que estas cuidadoras adquiriesen para sus enfermos 596 camas articuladas, 605 grúas hidráulicas, 6.900 colchones y 5.537 cojines antiescara, 270 andadores, 1.850 sillas de ducha y 553 tablas de bañera, entre otros materiales.

Para este año avanzó que «sólo en contrataciones de enfermeras de enlace y en material informativo», indicó que se distribuirán 200.000 folletos y 5.000 carteles para dar a conocer este medidas a la población, «el montante ascenderá a 1,3 millones de euros».