.

El número de afectados alcanzó su pico más alto la semana pasada, situándose en 707 enfermos por cada 100.000 habitantes

VITORIA, 19 (EUROPA PRESS)

La incidencia de la gripe en Eukadi se situó la semana pasada en su pico más alto, situándose en 707 enfermos por cada 100.000 habitantes, según los últimos datos facilitados hoy por el consejero de Sanidad, Gabriel Inclán, quien admitió que la epidemia ha saturado los hospitales, por lo que Osakidetza ha tenido que suspender las intervenciones quirúrgicas de «menos riesgo» ante la falta de camas.

En una rueda de prensa celebrada en Vitoria, Inclán afirmó que estamos ante una epidemia «severa» e «importante», y aseguró que el Servicio vasco de Salud está poniendo a disposición de la población «todos los recursos existentes, tanto en la medicina pública como en la concertada», al tiempo que pidió «disculpas» a los afectados.

Explicó que la incidencia de la gripe en los últimos días ha alcanzado su pico máximo, situándose en las 707 personas afectadas por cada 100.000 habitantes, y avanzó que en los próximos días se espera que dichas cifras «bajen».

El consejero destacó que el virus de la gripe que ha provocado este año la epidemia estaba en la vacuna que Osakidetza ha administrado, por lo que, según dijo, «no se trata de una mutación del virus». En este sentido, señaló que el 90 por ciento del virus analizado en pacientes ha sido reconocido, mientras que el resto es desconocido.

Agregó, asimismo, que la gripe está alcanzado cifras similares al año 2001, cuando la incidencia superó los 800 afectados por cada 100.000 habitantes. «No todos los años se comporta igual la gripe y no conocemos todo sobre la gripe», reconoció, para lamentar que los hospitales, ambulatorios y centros de atención primaria se han visto «muy saturados».

«Osakidetza ha decido suspender las intervenciones de menos riesgo, porque se necesitaban más camas», admitió Inclán, para añadir que en los próximos meses verán cómo solucionan la forma de atender a los afectados por esta medida, que consideró adecuada, ya que «se ha ha dado respuesta a una necesidad concreta y hacer las cosas de otra manera supondría un auténtico despilfarro».

Por último, concluyó subrayando que la gripe se trata de una enfermedad «seria» y recomendó vacunarse siempre, sobre todo, a aquellas personas con problemas respiratorios, ya que tienen mayor riesgo de contraer la gripe y, en consecuencia, provocarles problemas más serios.