.

SAO PAULO, 22 (EP/AP)

El bebé brasileño que pesó 7,7 kilos al nacer el martes pasado en el noreste de Brasil ya ha empezado a tomar el pecho materno y su estado es bueno, informaron fuentes hospitalarias este viernes. No obstante, el pequeño Ademilton sigue en observación en la Maternidad Albert Sabin de Salvador, situada a unos 1.450 kilómetros al noreste de Sao Paulo, pero su estado era «prácticamente tan bueno como el de un bebé normal», dijeron los médicos.

«Está muy bien», añadió el pediatra Luis Serra. «Claro que hay algunos temores debido a su peso, pero deberán darle el alta en poco tiempo. Su salud es buena», indicó.

El bebé y su madre, Francisca dos Santos Ramos, de 38 años, recibirán el alta el martes o miércoles próximos, según los responsables del Albert Sabin.

«Me alegro de que esté bien», dijo Santos por teléfono a la agencia The Associated Press. «Yo esperaba un bebé de unos 4 kilos, no uno tan grande. Qué sorpresa que fue», confesó. Santos explicó que no pudo amamantar a Ademilton antes porque el bebé tenía dificultades para respirar, aunque el viernes mejoró.

Ademilton es el quinto hijo de Santos y el más grande al nacer. Los otros cuatro, que ahora tienen entre nueve y 15 años, pesaron entre 3,5 y 5,5 kilos al nacer.

Santos padece diabetes y, según los médicos, es común que mujeres diabéticas den a luz a niños grandes. Ademilton seguía en observación porque los bebés muy pesados suelen tener problemas para respirar y temperatura irregular, dijo Santos. Aparte de eso, recibía la atención de un recién nacido normal. Según el doctor Serra,Ademilton tiene una probabilidad alta de ser un hombre alto.