.

Igualdad remite las conclusiones del Pepsa a Sanidad para que estudie la inclusión de heroína en tratamientos a drogodependientes

SEVILLA, 26 (EUROPA PRESS)

La consejera para la Igualdad y Bienestar Social de la Junta de Andalucía, Micaela Navarro, presentó hoy los resultados del Programa Experimental de Prescripción de Estupefacientes en Andalucía (Pepsa), realizado en el Hospital Virgen de las Nieves de Granada y que revelan que los pacientes a los que se les suministró heroína por vía intravenosa tuvieron una evolución cinco veces mejor que aquellos a los que sólo se les administró metadona.

En rueda de prensa, la titular del ramo señaló que estos datos han sido remitidos a la Agencia Española del Medicamento, dependiente del Ministerio de Sanidad, a fin de que los evalúe y determine la inclusión de la heroína para el tratamiento de los drogodependientes. En este punto, Navarro confió en que la opinión del departamento de Elena Salgado «sea tan favorable como la nuestra» y que «dé una respuesta rápida y positiva».

Además, destacó que el balance del ensayo, que concluyó el 27 de noviembre, demuestra que los pacientes del grupo experimental de heroína tienen cinco veces más posibilidades de mejorar que los del tratamiento con metadona –grupo de control–. Esta mejoría ha sido 2,6 veces mayor en el estado de salud de los drogodependientes del primer grupo que en los del segundo.

Asimismo, los que recibieron tratamiento con heroína han reducido dos veces más el riesgo de contagio de VIH/sida que los que han estado sólo con metadona y han recortado tres veces más los problemas asociados al consumo de drogas por vía parenteral.

MENOS DELITOS

En la vertiente social y de seguridad ciudadana, el Pepsa también arroja mejores resultados en el grupo de pacientes con heroína, que redujeron su actividad delictiva tres veces más que los de la metadona. En el grupo de experimentación la media era de 11,5 delitos cometidos un mes antes de comenzar el ensayo, cifra que se redujo a 0,6 un mes antes de finalizar el programa. En el grupo de metadona, la media bajó de ocho delitos a 4,1.

La consejera también resaltó que se haya pasado de cuatro a cero en el número de casos de pacientes sin techo y que ha aumentado el número de los que han logrado independizarse y han dejado de vivir con sus familias de origen, en el grupo de heroína.

Estos pacientes perciben también que «han mejorado mucho, tanto física como psicológicamente» y consideran también que ha evolucionado muy positivamente la relación con sus familiares, indicó Navarro. Las familias, por su parte, dicen sentirse «muy satisfechos» con el Pepsa, ya que, entre otras cosas, ha reducido la conflictividad que sufrían en su convivencia antes de que comenzara el ensayo.

El programa se inició en agosto de 2003 con el fin de comprobar si la prescripción de heroína por vía intravenosa resultaba más eficaz que la administración de metadona por vía oral en la mejora de la salud física y psíquica y en la integración social de pacientes que habían fracasado al menos dos veces con tratamientos de rehabilitación previos.

Del total de 62 pacientes que comenzaron el ensayo, 18 lo abandonaron por diversas circunstancias –problemas sanitarios graves, ingreso en prisión o fallecimiento–, un abandono que se dio en un mayor número de casos en el grupo de metadona.

De los 44 pacientes que terminaron el ensayo el pasado mes de noviembre, 32 siguen recibiendo heroína bajos prescripción médica como uso compasivo, ya que han mejorado en gran medida su situación social y sanitaria, y uno ha llegado a conseguir la abstinencia absoluta.

La consejera, que estuvo acompañada del director general para Drogodependencias y Adicciones, Andrés Estrada, recordó que en Andalucía hay unos 3.500 consumidores de heroína.

2,8 KILOS DE HEROINA

Estrada recordó que la Junta compró hace unos cuatro años para este ensayo 17 kilogramos de heroína, que guarda el Ministerio, en los que invirtió 84.000 euros, una cantidad que en la calle costaría más de 12 millones de euros. Del total, se han usado 2,8 kilogramos en el Pepsa.

La titular del ramo destacó además la celebración de unas jornadas internacionales sobre este asunto en Granada, con expertos que acudirán desde Suiza y Holanda –países que realizaron experiencias similares con resultados positivos–.

El perfil de los drogodependientes que empezaron el ensayo revelaba que el 97 por ciento padecía patologías infecciosas –92 por ciento con hepatitis C y 39 por ciento con VIH–; el 71 por ciento sufría alguna patología psiquiátrica; el 50 por ciento tenía algún asunto pendiente con la Justicia –la gran mayoría por robos–; el 64 por ciento se encontraba en situación de desempleo; el 24 por ciento carecía de hogar y el 65 por ciento se inició al consumo de heroína entre los 13 y los 19 años de edad, con una adicción media de al menos 18 años. Por sexos, el 90 por ciento de los pacientes son hombres y el diez por ciento mujeres, y la dad media general es de 37,5 años.