.

BARCELONA, 26 (EUROPA PRESS)

Los españoles consumieron de media 8.361 euros en 2003 frente a los 6.808 euros de 1996, lo que representa un crecimiento del 22,8% del consumo per cápita en términos reales, según publica Caixa Catalunya en su último Informe sobre consumo y economía familiar.

El estudio subraya que entre 1996 y 2003 se han reducido «muy ligeramente» las diferencias entre las comunidades de mayor y menor gasto por habitante, Madrid y Extremadura. Así, el gasto de un madrileño en 1996 era 1,75 veces el de un extremeño, mientras que en 2003 esta ratio descendió hasta el 1,71.

Madrid, con 10.494 euros, fue la región con un gasto por habitante más elevado, equivalente a un 125% de la media española y un 171% de Extremadura, que es la comunidad que consume menos. Asimismo, la zona de elevado nivel de gasto por habitante, de más del 107% de la media, engloba a Catalunya, Aragón, Navarra, País Vasco y Baleares.

El grupo de comunidades autónomas de nivel medio de gasto por habitante –entre el 90 y el 107%– lo forma Castilla y León, La Rioja, Asturias, Cantabria y la Comunidad Valenciana, mientras que en la zona de más bajo nivel de gasto figuran Galicia, Canarias, Andalucía, Murcia, Castilla-La Mancha y Extremadura.

Andalucía fue donde más creció el consumo en el periodo entre 1996 y 2003, con un incremento del 26,8%, seguida de Aragón (+25,8%), Extremadura (+25,5%), Galicia (+25,1%), Murcia (+24,7%), Castilla y León y la Comunidad Valenciana (+24%), Cantabria (+23,7%) y Catalunya (+23%).

Por debajo de la media española crecieron Madrid (+22,6%), Castilla-La Mancha (+22,3%), Asturias (+19,9%), Navarra (+17,9%), País Vasco (+16,6%), La Rioja (+16,1%), Canarias (+13,4%) y Baleares (+13,2%).

El informe subraya que «parte de las regiones con un avance del consumo per cápita por encima de la media son territorios que han experimentado o bien crecimientos muy moderados o bien caídas del número de habitantes en este periodo», como es el caso de Aragón, Extremadura, Galicia, Castilla y León o Cantabria.

Por contra, Murcia y la Comunidad Valenciana combinaron crecimientos del consumo privado claramente por encima de la media de España y una dinámica demográfica claramente expansiva que se traduce en avances del consumo per cápita por encima del promedio español.