.

BARCELONA, 31 (EUROPA PRESS)

Unas 60 farmacias de Cataluña empezarán durante este primer trimestre de 2005 a dispensar cannabis para uso terapéutico y en enfermos que sufran determinadas patologías, según informó hoy el director general de Recursos Sanitarios de la Generalitat, Rafael Manzanera.

Este proyecto piloto, pionero en España, surge de una propuesta que lanzó el pasado mes de marzo el Colegio Oficial de Farmacéuticos de Barcelona. La iniciativa fue bien acogida por la consellera de Salud, Marina Geli, quien advirtió entonces que buscaría el consenso necesario con el Gobierno.

La consellera aseguró hoy que el proyecto «empezará a aplicarse durante el primer trimestre de 2005». «Ya tenemos cerrado un acuerdo con el Ministerio de Sanidad pero todavía estamos pendientes de firmar el convenio», avanzó Geli.

Manzanera señaló que el proyecto piloto «ya está concretado» y que implicará a cuatro hospitales catalanes, cuyo nombre no quiso adelantar, y sus respectivas farmacias hospitalarias, que a la vez estarán vinculadas con 60 oficinas de farmacia.

PARA ALIVIAR CUATRO ENFERMEDADES.

El uso terapéutico del cannabis, que se recetará bajo estricto control médico, «se destinará para combatir los vómitos que provoca el tratamiento con quimioterapia y los efectos de la anorexia en enfermos de Sida», aseguró Manzanera.

«También pretende aliviar los problemas musculares derivados de la esclerosis múltiple o amiotrófica, así como los dolores crónicos derivados de sintomatologías que no respondan a otro tipo de pautas terapéuticas», añadió.

EXPERIENCIA DE HOLANDA.

La propuesta de los farmacéuticos de Barcelona se basaba en la experiencia de las farmacias de Holanda, que desde septiembre de 2003 venden esta planta, actualmente ilegal en España, mediante receta médica.

Antes del verano, la consellera ya avanzó la voluntad del Gobierno catalán de llegar a un acuerdo con una multinacional farmacéutica que entonces estaba a punto de sacar un producto farmacológico con extractos de la planta de la marihuana.

Inicialmente, la Generalitat barajó la posibilidad de cultivar este planta a través de una universidad, como ya hizo Canadá, aunque finalmente lo descartó.

El tripartito catalán va más allá de la iniciativa que impulsó el anterior Ejecutivo de CiU, que, a instancias del Parlament, empezó varios proyectos para iniciar ensayos clínicos sobre el supuesto beneficio de derivados sintéticos del cannabis, como el Nabilone.

Este último fármaco ya se utiliza en España para aliviar las náuseas que provoca la quimioterapia en enfermos de cáncer que hayan fracasado con otros tratamientos. Este medicamento, que se importa desde Gran Bretaña, lo debe solicitar el oncólogo a través del Ministerio de Sanidad.