Más de 800.000 españoles tienen ya la tarjeta sanitaria europea

Muchos turistas de países europeos vienen en realidad a recibir asistencia sanitaria, según un experto de la Seguridad Social

MADRID, 31 (EUROPA PRESS)

La Seguridad Social ha emitido desde el pasado 1 de junio de 2004 hasta el momento presente 810.000 unidades de la tarjeta sanitaria europea, el documento que garantiza a los residentes en España su derecho de recibir las prestaciones sanitarias que sean necesarias desde un punto de vista médico durante una estancia temporal en cualquiera de los países integrantes de la Unión Europea y Suiza.

Según datos de la Seguridad Social, el 62 por ciento de las tarjetas, que sustituyen a los antiguos formularios E-111 y E-128, han sido emitidas a favor de titulares del derecho a asistencia sanitaria (afiliados a la Seguridad Social) y el 38 restante a beneficiarios (básicamente familiares de los primeros).

No obstante, el ritmo de expedición de las tarjetas ha variado en los últimos meses, pasando de las 200.000 tarjetas mensuales emitidas durante el verano a una media de 30.000-40.000 en la actualidad, según explicó el subdirector general de Gestión de Prestaciones de la Seguridad Social, César Luis Gómez Garcillán, durante unas jornadas sobre la tarjeta.

Asimismo, Gómez Garcillán explicó que la implantación del sistema de tarjeta europea, que no es válida si el motivo del desplazamiento a otro estado europeo es recibir un tratamiento médico específico, ha supuesto hasta el momento un coste de 1,3 millones de euros para las arcas públicas. No obstante, consideró que «ha valido la pena la inversión por el servicio que se presta a los ciudadanos».

TURISMO «SANITARIO»

Por otro lado, el subdirector de Gestión de Prestaciones de la Seguridad Social se refirió al diferente nivel de prestaciones entre países europeos, y en este sentido señaló que se han detectado «muchos casos» de personas que llegan a España como turistas pero que en realidad vienen a recibir asistencia sanitaria aprovechando el nivel de cobertura del Sistema Nacional de Salud español.

«Hay mucha gente que no viene de turismo a España, sino que vienen a recibir asistencia sanitaria», señaló Gómez Garcillán, que no obstante añadió que no se puede decir cuáles son los principales países de origen de estos «turistas», ya que podría originarse un «conflicto diplomático».

Otro caso frecuente, según este responsable de la Seguridad Social, es el de un jubilado extranjero que solicita la residencia en España y, una vez obtenida esta condición, viaja de nuevo a su país de origen a someterse a una intervención que posteriormente tiene que pagar España.

No obstante, Gómez Garcillán indicó se está trabajando para modificar la normativa de cara a evitar esta práctica, aunque advirtió que en lo que se refiere al caso del turista que en realidad viene a recibir asistencia sanitaria sería «muy complicado» tomar medidas en la misma línea.

LA TARJETA ESPAÑOLA, UNA CUESTIÓN DE «VOLUNTAD POLÍTICA»

Por otro lado, el subdirector de Informática del Ministerio de Sanidad y Consumo, Jesús García Marcos, que intervino en la misma jornada, organizada por el «Institute for International Research», se centró en la tarjeta sanitaria individual (TSI), de la que actualmente existen modelos distintos en los diferentes servicios de salud de las comunidades autónomas.

García Marcos explicó que el Ministerio tiene desarrollados desde diciembre de 2002 una base de datos y un programa que pueden hacer ya «interoperables» todas las tarjetas autonómicas sin necesidad de modificarlas, facilitando la circulación de pacientes por todo el territorio nacional. Por lo tanto, la integración de todas las comunidades en este sistema es ahora una cuestión de «voluntad política».

A su juicio, no se trata de hablar de la existencia de una tarjeta común, sino de la «integración de las tarjetas (autonómicas) en la base de datos» del Sistema Nacional de Salud «respetando absolutamente la gestión y autoridad de las comunidades». «Lo primero que tiene que haber es cooperación; el beneficio para el paciente sólo se puede conseguir mediante la interoperabilidad», dijo.

De hecho, participan desde el principio en esta base de datos las diez comunidades autónomas que integraban el INSALUD cuando se materializó el último traspaso de competencias, en la anterior legislatura, lo que da lugar a 35.000 transacciones de información diarias y da servicio a 15 millones de usuarios.

En lo que se refiere a las comunidades que recibieron primero estas competencias, sólo cuatro (Galicia, Comunidad Valenciana, Canarias y Cataluña) están actualmente en fase de pruebas, aunque «no hay fecha» para su integración definitiva.

Quienes duermen bien tienen un riesgo de insuficiencia cardíaca mucho menor

Los adultos con los patrones de sueño más saludables tenían un riesgo 42% menor de insuficiencia cardíaca en un nuevo estudio, independientemente de otros...

Bombas de agua: ¿cuál escoger?

Las bombas de agua pueden ser de gran ayuda en multitud de ocasiones y se convierten una herramienta de gran utilidad en casa, en...

Jardín orientado, tradición y esoterismo

La orientación de un jardín es un factor importante para garantizar el crecimiento de determinadas plantas sometidas a los vientos locales, a las humedades...

Diabetes del gato, la dedicación más dulce

Los gatos domésticos sufren la diabetes como los humanos. Aunque nos cueste creerlo, las complicaciones de salud que surgen alrededor de esa dolencia y...

Couland de chocolate negro, delicatessen total

Hoy proponemos en nuestra receta de cocina un postre exótico, atractivo, laborioso de confeccionar, pero entretenido de montar. Un couland de chocolate negro con...

Causas de un ladrido excesivo

A la mayoría de los propietarios de perros, sobre todo aquellos que viven en casas, les interesa que sus perros ladren ante la presencia...