.

HUELVA, 3 (EUROPA PRESS)

Los centros de salud onubenses atienden actualmente a 3.166 pacientes de toda la provincia en tratamiento con anticoagulantes orales (Sintrom), una terapia que se administra a enfermos con patologías cardíacas y a aquellos con especial riesgo de sufrir trombosis y embolias.

En un comunicado, la Delegación de Salud informó de que, en los próximos días, se incorporarán al programa los pacientes de Campofrío, Nerva, Minas de Riotinto y Zalamea La Real, con lo que «todos los enfermos de la provincia podrán someterse en sus centros de salud a los controles periódicos necesarios en estos tratamientos y que antes tenían que realizar en los hospitales».

Según la Delegación, la anticoagulación oral supone un gran avance en la prevención y tratamiento de la enfermedad tromboembólica, que constituye la principal causa de ingreso hospitalario, invalidez y fallecimiento en la segunda mitad de la vida.

La indicación e inicio de este tratamiento se realiza en los servicios de Hematología de los tres hospitales de Huelva para, una vez estabilizado el paciente, derivarlo a los centros de atención primaria y mejorar así su accesibilidad.

El Distrito Huelva-Costa es el que cuenta con un mayor número de pacientes que controlan su tratamiento anticoagulante en los centros de salud (2.723) por contar con más volumen de población, seguido del Distrito Sierra (752), y Condado-Campiña (691).

Los controles consisten en análisis de sangre que deben realizarse al menos una vez al mes para comprobar la respuesta de los enfermos al tratamiento y el nivel de coagulación que presentan. En función de los resultados obtenidos de las muestras, que se analizan en los hospitales, se determina el mantenimiento o modificación de la dosis de anticoagulante administrada.

Esta descentralización facilita también la coordinación de los hematólogos del hospital con los médicos de familia, lo que posibilita una atención más próxima e integral y una mejor relación del enfermo con el servicio sanitario. Los pacientes pueden ser evaluados con mayor frecuencia y sin demoras, lo que aumenta también el sentimiento de confianza y seguridad.

Además, el Servicio Andaluz de Salud (SAS) ha incorporado 43 coagulómetros portátiles a los centros de salud y consultorios de la provincia, que permiten mayor comodidad a los pacientes.