.

Consideran que la actual «epidemia de gripe» es «una de las más importantes» en la última década en España

VALENCIA, 3 (EUROPA PRESS)

Los médicos especialistas que constituyen el Grupo de Estudio de la Gripe destacaron hoy en Valencia la necesidad de establecer mecanismos de detección precoz del virus que, «aunque sean menos fidedignos que los actuales», permitan «tomar medidas preventivas» en aquellas comunidades autónomas que no se hayan visto afectadas por la enfermedad. Asimismo, valoraron la vacuna antigripal como el método de prevención «más eficaz» contra el virus y recomendaron administrarla a niños y mujeres embarazadas «y no sólo a los mayores de 65 años», según explicó el coordinador de este grupo de expertos, el doctor Ramón Cisterna.

El Grupo de Estudio de la Gripe, creado en 1999, presentó hoy en rueda de prensa su informe sobre la incidencia de la enfermedad en España, que resalta que la actual «epidemia de gripe» es «una de las más importantes de la última década» y que España y Portugal presentan las tasas más altas de Europa. Respecto a la Comunidad Valenciana, el trabajo señala que, desde finales del pasado mes de diciembre, los casos «se han incrementado hasta llegar prácticamente a la declaración de epidemia».

Cisterna explicó que la enfermedad «no afecta a todas las personas por igual» y valoró la importancia de las campañas de vacunación llevadas a cabo en todo el territorio español, aunque explicó que «se suele vacunar a las personas mayores de 65 años» y recomendó «prestar atención a los niños».

En este sentido, anunció que, «en breve» habrá una vacuna antigripal que se administrará vía intranasal, que «facilitará la vacunación de los menores», ya que indicó que los niños de 0 a 14 años son los «mayores transmisores de la enfermedad» y en ellos puede presentar «complicaciones». Según sus datos, «cerca de la mitad» de los casos de gripe que se han dado este año en España pertenecían a este colectivo.

Ramón Cisterna también aconsejó suministrar la vacuna contra la mujeres embarazadas, «especialmente a aquellas que estén a partir del segundo trimestre de embarazo».

Explicó que actualmente «nos encontramos en el declive de la epidemia», pero matizó que «aún quedan unas semanas» en las que aparecerán nuevos casos de infección. En este sentido, manifestó que la enfermedad «no ha afectado a todas las comunidades autónomas por igual».

Así, destacó que regiones como Aragón, Extremadura y Euskadi alcanzaron tasas de afectados de 836, 727 y 733 casos por cada 100.000 habitantes, respectivamente, cuando la declaración de epidemia se sitúa en 450 casos. Estas cifras «no se daban desde 1999», apuntó.

Por su parte, Mikel Martínez, del servicio de Urgencias del Hospital Basurto de Bilbao, reiteró la «necesidad» de establecer un mecanismo de detección rápido «para ir prediciendo de forma progresiva el avance de la enfermedad en las diferentes comunidades autónomas», así como de «establecer puntos de atención de patologías banales» en los servicios de atención primaria.

«SE NORMALIZA» EN LA COMUNIDAD

El jefe del Servicio de Microbiología del Hospital La Fe de Valencia y miembro del Grupo de Estudio de la Gripe, Miguel Gobernado, informó de que la tendencia del virus en la Comunidad Valenciana «es a disminuir. Ahora nos encontramos como cuando empezó, en unas tasas alrededor de 200 casos por cada 100.000 habitantes», porque «han mejorado las condiciones climáticas y porque la población susceptible ya se ha contagiado».

Señaló que el segmento de población más afectado fue el de los jóvenes mayores de 15 años «y no tanto los niños o los mayores de 60 años», puesto que, según explicó, estos últimos «han estado vacunados y a lo largo de su vida han tenido mayor contacto con el virus».

Al respecto, valoró la campaña llevada a cabo por la Conselleria de Sanidad, que vacunó a 800.000 personas, aunque incidió en que «deberían ser más», puesto que «una epidemia de gripe en España significa 60 millones de horas de trabajo perdidas». En este sentido resaltó que «sube la inducción a la vacuna por parte de las propias empresas».

Adelantó que en la Comunidad Valenciana se va a poner en marcha una «Red Microbiológica» que facilitará los datos sobre la evolución de la enfermedad a todos los centros adscritos «en tiempo real».

Respecto a los efectos que la epidemia de gripe conlleva a los servicios de salud, el doctor Cisterna, habló de un «efecto dominó», relacionado con el «incremento en la utilización de recursos sanitarios, un aumento del absentismo escolar y laboral y un aumento del número de complicaciones directa o indirectamente atribuidas a la gripe, lo que aumenta las tasa de mortalidad asociadas a la gripe».

En su opinión, este «efecto» puede llegar a generar «colapsos en los servicios de Urgencias» y «falta de camas». En este sentido, aseguró que la población afectada por el virus «no debe acudir a los hospitales, si no hay complicaciones» y, por tanto, «permanecer en sus casas y evitar acudir al trabajo , para evitar la dispersión de la enfermedad». Cisterna explicó que «entonces se deberá incrementar la asistencia domiciliaria».