.

PALMA DE MALLORCA, 3 (EUROPA PRESS)

El Colegio Oficial de Médicos de Balears (COMIB) acoge hoy unas jornadas de presentación de una nueva técnica quirúrgica para tratar fracturas del cuerpo vertebral que afectan especialmente a pacientes con osteoporosis, provocando pérdida de altura del cuerpo vertebral y reduciendo su talla.

La cifoplastia con balón consigue que las pacientes alivien el dolor relacionado con esas fracturas e incluso mejorar la altura de las vertebras afectadas, según explican los expertos reunidos en la jornada «Avances en el tratamiento de las fracturas por compresión», que se celebra en la sede del COMIB a partir de las 19.00 horas. Esta técnica es protagonista casi absoluta por lo que ha supuesto para la terapia de unas fracturas que, anteriormente, se trataban con encamamiento, corsés para inmovilizar a las pacientes y analgésicos para acabar con el dolor.

El presidente de la Fundación Hispana de Osteoporosis y Enfermedades Metabólicas Óseas (FHOEMO), Manuel Díaz, explicó que las fracturas vertebrales suponen un problema socioeconómico tanto por su frecuencia como por las alteraciones clínicas que conllevan.

Así, aventura que cerca de un 25 por ciento de las mujeres con más de 50 años sufrirá a lo largo de su vida una o más fracturas vertebrales relacionadas con las osteoporosis, porcentaje que está aumentando debido al envejecimiento de la población y a la mayor incidencia de fracturas relacionadas con la edad.

Las alteraciones funcionales crónicas más frecuentes son dolores de espalda, incapacidad para realizar las labores diarias, depresión y dificultad para agacharse.Estos problemas se reflejan en un importante coste económico por ingreso hospitalario asociado a las fracturas vertebrales que, ascendía a más de 540.000 de euros en 1995, según un estudio mencionado por el doctor Díaz.

Otra razón por la que estas fracturas suponen un importante problema socioeconómico es porque predisponen a nuevas fracturas, ya que el padecer una fractura de este tipo incrementa el riesgo de sufrir una nueva fractura vertebral en cinco veces y en dos el riesgo de futuras fracturas de cadera.

LA NUEVA TECNICA.

La cifoplastia con balón, una nueva técnica de refuerzo vertebral que consiste en crear una cavidad en la fractura en la que se introduce un cemento acrílico de alta densidad, es un procedimiento mínimamente invasivo que permite que las mujeres afectadas recuperen altura.

Aunque existen otros procedimientos poco invasivos para el tratamiento de las fracturas vertebrales, la cifoplastia con balón presenta «una menor incidencia de fugas de cemento hacia la red vascular o el canal medular» y, sobre todo, «permite la reducción del aplastamiento», explica el doctor Miguel Rubí, Jefe de Sección de la Columna del Servicio de Traumatología del Hospital Son Dureta.

Además, es una técnica en que la relación coste/efecto es manifiesta, ya que permite que el paciente abandone el hospital en las siguientes horas a la realización de la técnica y no requiere ningún tipo de tratamiento ortésico posterior.

Estas características hacen que la cifoplastia con balón «pueda convertirse en técnica preferencial en fracturas osteoporóticas por compresión cuya anatomía patológica describa una afectación de la columna anterior ósea en las fracturas tipo Denis I», comenta Rubí.

Para el Doctor Onofre Alba, Jefe de la Unidad de Aparato Locomotor de la Clínica Palma Planas, la cifoplastia con balón es, además, una técnica muy segura, porque «reduce enormemente» las complicaciones que «acompañan a la vertebroplastia, como la fuga del cemento del cuerpo vertebral».

Las técnicas que se solían utilizar para estas fracturas era no invasivas, porque la cirugía suponía un riesgo innecesario que además no conseguía buenos resultados. «Esta nunca consiguen una buena reducción de la fractura, frente a la cifoplastia que sí lo hace».

En palabras de este especialista, «la cifoplastia con balón supondrá un ahorro a largo plazo para el Sistema Nacional de Salud, ya que es una técnica que entra dentro del concepto de Cirugía Mayor Ambulatoria por lo que se ahorra tiempo de ingreso, la acción sobre el dolor es prácticamente inmediata, por lo que se ahorra medicación y, además, la incorporación a la vida activa se acorta en más de un 90 por ciento».