.

MADRID, 8 (EUROPA PRESS)

La presidenta de la Asociación Nacional para los Problemas de Infertilidad (ASPROIN), Encarnación Luzón, apoyó hoy la regulación del diagnóstico preimplantacional para beneficiar a un hermano enfermo proyectada por el Ministerio de Sanidad al considerar que las parejas con problemas de fertilidad están «a favor al cien por cien de todo lo que sea salvar una vida».

Luzón indicó a Europa Press que «en pricipio» no ve «problemas éticos» que impidan la utilización de esta técnica, máxime cuando las parejas que necesitan este tipo de tratamientos para salvar la vida a uno de sus hijos están viajando al extranjero para recibirlo.

No obstante, la presidenta de ASPROIN consideró que la nueva Ley «no va a solucionar» las dificultades a las que tienen que enfrentarse las parejas infértiles que acuden a la sanidad pública a recibir tratamiento, ya que para ello sería necesario que los hospitales de la red pública hicieran derivaciones a las clínicas privadas para superar la actual situación de «saturación».

A su juicio, existen medios suficientes en la sanidad pública para tratar estos problemas, aunque el problema es que «hay que ponerlos en funcionamiento». Como consecuencia, los pacientes acaban abandonando la sanidad pública para buscar tratamiento en la privada, pero lo hacen «por necesidad», impulsados por las listas de espera, que cobran especial relevancia en un terreno donde la edad de la mujer tiene mucha importancia.

Por último, Luzón lamentó que la sanidad pública ni siquiera proporcione la medicación a los pacientes que deciden acudir a la sanidad privada por la «saturación» de la pública, evitando por tanto un mayor gasto a las arcas públicas, y recordó que estos fármacos tienen un coste «muy importante» para las familias.