.

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 14 (EUROPA PRESS)

Un total de 4.402 personas fueron atendidas a lo largo de 2004 mediante las Unidades de Hospitalización a Domicilio (HADO) del Servizo Galego de Saúde (Sergas), lo que supone un incremento del 80 por ciento respecto a los 2.465 pacientes de 2000.

Según informa la Xunta, estas personas recibieron casi 70.000 visitas en ese periodo, lo que arroja un promedio de 16 visitas por usuario. Además, del total de veces que acudieron los especialistas a los domicilios de los enfermos, 43.658 correspondieron a personal de enfermería y 26.092 a facultativos.

Esta forma de hospitalización supone una alternativa a la clásica del hospital y ofrece ventajas para el propio centro como para el enfermo y sus familiares, que así no ven afectada en la misma medida su vida laboral y personal.

Así, se liberan además numerosas camas en los centros hospitalarios que pueden ser utilizadas por otros pacientes cuyo ingreso es imprescindible, al tiempo que se evitan traslados innecesarios al hospital.

REQUISITOS

La hospitalización domiciliaria la ofrece el Sergas al paciente o a su familia, quienes decidirán si la aceptan. No obstante, será necesario que el enfermo viva acompañado por una persona en condiciones de colaborar con el equipo médico en los cuidados que requiere.

Además, la asistencia social realizará un informe en el que evaluará previamente las condiciones de la vivienda del paciente y de su medio ambiente.

El cuidador colaborará en las necesidades directas del enfermo, tales como el aseo o la alimentación, aunque también deberá cooperar con el equipo sanitario en labores más técnicas, como cambios posturales, limpieza de sondas o recogida de algunos datos clínicos.