.

BILBAO, 14 (EUROPA PRESS)

El riesgo de aparición de enfermedades cromosómicas aumenta notablemente en los embarazos por encima de los 40 años, según el catedrático de Ginecología, Roberto Matorras, quien mañana se referirá a este asunto en una conferencia organizada por la Académica de Ciencias Médicas de Bilbao bajo el título «La fertilidad en la perimenopausia».

En este sentido, explicó que a la edad de 25 años, un 5 por ciento de las mujeres son estériles o tardan más de un año en quedarse embarazadas, mientras que, superada la barrera de los 40 años, este porcentaje se eleva hasta el cincuenta por ciento, por lo que la recomendación general es que una mujer mayor de cuarenta años que desee quedarse embarazada acuda a la donación de óvulos de una mujer joven.

La Academia de Ciencias Médicas de Bilbao desarrollará esta tarde una conferencia que lleva por título «La fertilidad en la perimenopausia», que será pronunciada por el catedrático de Ginecología de la UPV-EHU, Roberto Matorras, mañana a partir de las 19:30 horas en los salones de la propia Academia de Ciencias Médicas.

Este experto mantiene que «a partir de que la mujer cumple los cuarenta años existe una notable disminución de la posibilidad de conseguir un embarazo, tanto de modo natural como artificial» y agrega que, a partir de los 40 años, «tanto en los embarazos naturales como en los conseguidos por fertilización asistida, aumenta el riesgo de la aparición de patologías cromosómicas como el síndrome de Down».

Desde esta perspectiva, el especialista entiende que «la recomendación general es que, en el caso de una mujer mayor de cuarenta años que desee quedarse embarazada, se acuda a la donación de óvulos de una mujer joven que reduzca estos riesgos, si bien cada caso ha de estudiarse de manera individual».