.

El impacto de la subida de frutas y hortalizas en el IPC será inferior a 3 centésimas

MADRID, 15 (EUROPA PRESS)

Las empresas de distribución se han comprometido con el Gobierno a ajustar sus márgenes comerciales en la venta de frutas y verduras para reducir el impacto en los consumidores de la subida de precios derivada de la escasez de producción por las heladas, y a mantener este comportamiento en los próximos dos meses, periodo en que se prevé continúe la tendencia alcista en los productos frescos.

Así lo anunció hoy el ministro de Industria, Turismo y Comercio, José Montilla, al término de su reunión con el secretario general de Agricultura, Fernando Moraleda, el secretario de Estado de Turismo y Comercio, Pedro Mejía, y responsables del sector de la distribución de alimentos, quienes trasladaron su voluntad de transparencia y rechazaron las acusaciones de las organizaciones de productores de aprovecharse de la situación para subir los precios.

Montilla subrayó que el encarecimiento de frutas y hortalizas tras la ola de frío responde a una situación «coyuntural» por la merma de la producción, que afecta de forma desigual a las distintas frutas y hortalizas, y resaltó que «en la mayor parte de la distribución no hay predisposición de aprovecharse de las circunstancias para subir los márgenes, sino todo lo contrario».

El ministro de Industria recordó que las heladas registradas a finales del pasado mes de enero han perjudicado significativamente a los cultivos hortícolas al aire libre y bajo plástico, sobre todo en el arco mediterráneo, y aseguró que el Gobierno «seguirá atentamente» la evolución de los precios para garantizar el menor impacto posible en la cesta de compra.

Por su parte, Mejía incidió en que ante «aumentos bastantes significativos» de precios de productos frescos en la red de mercados mayoristas, sobre todo desde la tercera semana de enero, se ha registrado una «reducción en márgenes» comerciales para minimizar el impacto en el precio de venta al público.

Sobre el impacto del comportamiento alcista de los frescos en el IPC, aventuró que será «reducido» por la escasa ponderación en el índice de los productos hortícolas, pero lo cifró en hasta 3 centésimas. Acelgas, alcachofas, berenjenas, calabacines, judías verdes, lechugas y pepinos muestran subidas de precio en las dos últimas semanas de entre el 16% y el 55%, según los datos que maneja el Ministerio.

Por su parte, Moraleda incidió en que en «los próximos dos meses se puede reflejar un aumento de precios» en origen a consecuencia de las heladas, que calificó de «históricas», y resaltó que si se mantuvieran tras una importante reducción de la oferta, le produciría una «profunda extrañeza», al tiempo que se mostró partidario de «corresponsabilizar» al Gobierno y a las empresas distribuidoras para que su repercusión en los consumidores sea lo menor posible.

HIPERMERCADOS, SUPERMERCADOS Y DETALLISTAS.

Desde la Asociación Nacional de Grandes Empresas de Distribución (ANGED) su director general, Javier Millán-Astray, recalcó que ante la escasez de oferta «lo que ya está haciendo (la distribución) y siempre hace es reducir todavía más los márgenes comerciales», y calificó de «milagro» que los precios en origen no suban si se reduce la producción más de un 60%.

«Si la distribución hubiera trasladado todo el aumento, los precios de venta al público serían todavía mayores», dijo el director general de la asociación que representa los intereses de empresas como Carrefour, El Corte Inglés, Alcampo y Eroski. «No quiere decir que el agricultor haya ganado más, pero sí que han aumentado los precios en origen», puntualizó.

El director general de la Asociación Española de Distribuidores, Autoservicios y Supermercados (Asedas), Ignacio García Magarzo, afirmó que las subidas de precio en las tiendas «son sensiblemente inferiores al aumento en origen». «La competencia hace que ajustemos nuestros márgenes para ser competitivos, y en estos momentos se hace especialmente patente», argumentó el responsable de Asedas, que representa a las cadenas Mercadona y Caprabo, entre otras.

En representación de unas 60.000 empresas detallistas, el presidente de la Confederación Española de Comercio, Pere Llorens, resaltó el compromiso de este segmento de «no especular con los precios sino a moderarlos», y explicó que a precios más altos, menor es el margen comercial. «Queremos que los precios sean baratos porque vendemos más. Nos alegramos cuando los precios bajan pero hay circunstancias que se deben a lo divino», dijo, en alusión a la ola de frío.