.

MADRID, 16 (EUROPA PRESS)

La Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR), a la que pertenecen más de 1.800 médicos españoles cuyo ámbito profesional de actuación son las enfermedades respiratorias, motivadas en gran parte por el tabaco, expresó hoy su apoyo a la intención del Gobierno de prohibir fumar al volante, no sólo por evitar distracciones, sino porque afecta al sistema nervioso central del conductor y merma su capacidad de atención.

«Hacemos nuestros los motivos de seguridad que las autoridades de Interior y de Sanidad aducen a tal efecto, centrados en la distracción que suponen todos las «maniobras» de tipo físico relacionadas con el hecho de fumar, aunque pensamos que también hay razones de índole médica que contribuyen a apoyar una decisión como la que se pretende implantar», señaló la SEPAR en un comunicado.

Asi, estima que está demostrado que la nicotina produce notables alteraciones en el sistema nervioso central, que tienen como consecuencia el que se pierde capacidad de concentración, por un lado, mientras aumenta, por otro, el grado de relajación hasta límites quizá no excesivos pero que, en todo caso, pueden resultar contraproducentes con la actitud vigilante que requiere toda buena conducción.